Definición de Marketing relacional

- Definista

El marketing relacional es aquel cuyo objetivo es generar relaciones beneficiosas con los clientes, este marketing se encuentra orientado hacia el estudio de la conducta de los compradores, diseñando estrategias y acciones cuya finalidad sea la de promover la interacción con los clientes, brindándole una experiencia inolvidable. Cuando la estrategia de mercadeo abarca toda la empresa se denomina “marketing relacional integral.”

Marketing_Relacional

Una de las herramientas muy utilizadas en el marketing relacional es: los sistemas de manejo de relaciones con clientes, estos son muy útiles para recoger información de los consumidores y comunicar a los mismos de las ventajas y soluciones que ofrece la empresa.

El marketing relacional tiene como objetivo el poder construir relaciones cada vez más profundas y satisfactorias a largo plazo con los clientes que de manera directa o indirecta influyen en el éxito de las actividades de marketing en la empresa.

Dentro del marketing relacional se encuentra compuesto por 4 elementos claves: los clientes, los socios de marketing (proveedores, distribuidores, canales, agencias e intermediarios), y los integrantes de la comunidad financiera (accionistas, inversionistas, y analistas). Para los profesionales de marketing, lo más importante es poder generar armonía entre todos estos componentes creando un equilibrio en el rendimiento para todos los interesados en el negocio. Para desarrollar vínculos fuertes es necesario que exista entendimiento de sus capacidades y recursos, necesidades, objetivos y deseos.

Los expertos en mercadotecnia consideran que el efectuar una venta no implica la culminación del proceso, sino el inicio de la relación de la compañía con un cliente. Los clientes satisfechos regresarán a una empresa que los haya tratado bien. Si requieren del mismo producto o servicio en el futuro, sabrán cual es el primer sitio a donde ir.

Para poder ejecutar un programa de marketing relacional es necesario tener en cuenta los siguientes pasos:

Identificación del cliente, en el caso del marketing relacional el proceso de segmentación es mucho más complejo y requiere de un mayor esfuerzo, ya que cada cliente representa un segmento, por lo que una vez que se conoce a cada uno de ellos, es cuando se pueden clasificar.

Diferenciación de los clientes, en este caso, la empresa le asignará a cada cliente un valor específico, este va a depender de: la frecuencia de compra, el monto de la compra, la fecha de la última compra.

Interacción con los clientes, al clasificar a los clientes por su rentabilidad, hace posible la disminución de los costos de transacción y relación con aquellos que se encuentran por debajo de los estándares.

Otros conceptos: