Definición de Psicología Empresarial

- Definista

La psicología empresarial es un área de la psicología encargada de analizar los métodos para lograr mejorar la vida laboral. Esta ciencia estudia el comportamiento humano dentro de las organizaciones; combinando la interpretación de la ciencia de la conducta humana, con la experiencia del mundo empresarial. Su estudio por lo general es a través del área de recursos humanos.

Psicología_Empresarial

Su objetivo es llegar a alcanzar un funcionamiento eficaz y permanente, tanto para las personas como para las empresas. La psicología empresarial se caracteriza por:

Ser una ciencia multidisciplinaria que busca como hacer que las personas y las empresas sean más eficiente.

Aplica procedimientos sociales de investigación científica para examinar a las personas, a los sitios de trabajo y las empresas, a fin de equilibrar sus múltiples y, en ocasiones, opuestas necesidades.

Su meta es fomentar relaciones sanas y productivas entre las personas y las empresas.

Se debe tener en cuenta que el ser humano representa el elemento de mayor valor dentro de la organización, ya que forma parte de la capacidad productiva de una empresa y conforma el factor decisivo más representativo, para dar cumplimiento a los objetivos empresariales.

El aumento y evolución de las nuevas tecnologías, aunado al perfeccionamiento del papel del management, condujeron a una mayor eficacia organizacional, originando un alza en los estándares de productividad de las empresas.

Sin embargo, el modelo que ratifica la excelencia organizacional condujo a un incremento en el estrés laboral y un mayor desgaste laboral, el número de muertes por exceso de trabajo, entre otros.

Estos resultados demuestran que las relaciones laborales se manejan en el seno de una tensión estructural que respalda la intervención organizacional, mediante métodos y técnicas dispuestas a lograr el balance entre la salud de los empleados y las demandas de trabajo por parte de la empresa.

La psicología empresarial aplica su trabajo en torno a 5 etapas:

Asesoramiento: aportando opiniones imparciales y que sean científicamente comprobables sobre las dificultades o carencias del personal.

Diagnóstico: ayuda a las empresas a comprender, cuáles son sus debilidades y desafíos.

Diseño: de mecanismos indispensables para detectar los problemas y mejorar su capacidad de dominio y reconocimiento de dificultades.

Entrega de soluciones:
aplicando soluciones de una forma personalizada a las dificultades detectadas dentro de la empresa.

Evaluación: valora la eficiencia de la intervención y a su vez, demuestra los resultados de los beneficios tanto individuales como empresariales.

Otros conceptos: