Definición de Violencia sexual

- Definista

La violencia sexual es aquella que se manifiesta con agresiones a través de la fuerza física, psíquica o moral, rebajando a una persona a condiciones de inferioridad, para implantar una conducta sexual en contra de su voluntad. Este es un acto cuyo objetivo es someter el cuerpo y la voluntad de la víctima.

Violencia_Sexual

La violencia sexual puede ser: física, mediante el acto sexual, tocamientos, etc.

Psicológica, cuando existe acoso sexual, propuestas indecentes, insinuaciones, etc.

Sensoriales, ocurre cuando se expone en forma deliberada o no, escritos, imágenes, llamadas telefónicas, lenguaje verbal o gestual, etc.

Esta clase de violencia se manifiesta de distintas maneras, algunas de ellas son:

Estupro: delito que comete un adulto al abusar sexualmente de un menor, valiéndose de la confianza que este le tiene.

Prostitución forzada: se refiere a la explotación del cuerpo de otra persona para que el explotador obtenga dinero.

Rapto: se refiere a la detención obligada de la persona para tener relaciones sexuales con ella.

Hostigamiento sexual: se da en casos en donde el jefe valiéndose de su posición, le hace proposiciones a un subordinado para que tenga sexo con él o ella, y si este se niega, puede que se produzca un perjuicio.

Violación: es cuando ocurre una penetración sexual por la fuerza.

Trata de personas: se refiere al comercio ilegal de personas con fines de explotación sexual, esclavitud reproductiva, etc.

Sexo transaccional: se refiere al intercambio de favores sexuales a cambio de comida o protección.
La violencia sexual no hace diferencia si son niños, mujeres u hombres, cualquiera puede ser víctima de este tipo de violencia.

Los casos más comunes de violencia sexual son ejercidos sobre niños (pedofilia) y la violación de mujeres. El agresor sexual no necesariamente tiene que ser un desconocido, en la mayoría de los casos, es su cercanía cotidiana lo que le ha permitido ganarse la confianza de su víctima.

El origen de la violencia sexual se fundamenta en tres factores principales:

Factor psicológico: personas con autoestima deficitaria en lo sexual, imposibilidad de lograr excitación sin el uso de la violencia, historial personal como víctima de abusos sexuales, algún trastorno de personalidad, etc.

Factor social: el lenguaje sexista, la reificación de la mujer en los medios de comunicación.

Factores situacionales: el consumo de todo tipo de drogas, un deseo urgente sexual, etc.

Otros conceptos: