Definición de Acto Reflejo

- Definista

La acción del reflejo es aquella que resulta del arco reflejo y que consiste en una respuesta a un estímulo que se caracteriza por su involuntariedad, es decir, no están motivados por la voluntad del que los emite.

Acto_Reflejo

Lo definiremos como la respuesta involuntaria e inmediata, que se produce en un órgano, al recibir energía nerviosa originada por un estímulo.

El acto reflejo se produce al captar previamente el estímulo, conducir el impulso nervioso que aquel origina y, finalmente, ejecutar una respuesta.

El conjunto de estructuras anatómicas que median entre el receptor y el efector, se denomina arco reflejo, es decir, es el trayecto que recorre el impulso nervioso desde el receptor hasta el efector.

La velocidad fenomenal que caracteriza el acto reflejo y que no podría ocurrir en los actos conscientes de nuestro cerebro, facilita una acción inmediata contra algo que normalmente implica una amenaza para la persona, el daño físico.

La cuestión funciona así: la neurona sensorial es la que recibirá el estímulo en cuestión y envía esa información a un centro reflejo que se halla dispuesto en nuestra médula espinal. Una vez aquí, ésta última lo transmitirá a una neurona de tipo motora que es la que tiene la responsabilidad de responder al estímulo, produciendo el movimiento muscular correspondiente.

En tanto, el arco reflejo, que es la vía que se ocupa de controlar la emisión de un acto reflejo, está conformado por una serie de estructuras en el sistema nervioso, tales como neuronas, efectores y receptores.

Cada acto reflejo implica la coordinación de tres etapas a gran velocidad: emoción, conducción y reacción. Todo el proceso comienza cuando los receptores captan el estímulo nervioso, que se lleva a cabo a través del arco reflejo hacia el efector para el desarrollo de la respuesta.

Existen situaciones antes de las cuales el cuerpo necesita reaccionar lo más rápido posible. Un ejemplo clásico de este tipo de reacción es lo que sucede cuando tocamos un objeto que está demasiado caliente. Antes de quemarnos, retiramos la mano con un movimiento rápido que nos protegerá de inmediato. De hecho, la velocidad a la que esto sucede es tal que ni siquiera pensamos en cómo actuar, pero respondemos involuntariamente, casi automáticamente. Parece que nuestro organismo está preparado para enfrentar ciertas circunstancias de la vida cotidiana en ciertos momentos de la vida. Estos son los llamados actos reflejos.

Otros conceptos: