Definición de Desconcentración

- Definista

Es uno de los síntomas más importantes del Trastorno por Déficit de Atención e Hiperactividad (trastorno mental que causa falta de atención, hiperactividad y comportamiento impulsivo) en niños y adultos.

Desconcentración

Para los estudiantes, por ejemplo, las causas más frecuentes de desconcentración pueden ser:
• Los problemas y preocupaciones personales también pueden crear un estado de ánimo que es negativo para el estudio. Eso no significa que una persona que tiene un problema no pueda concentrarse, pero en este estado emocional cuesta más esfuerzo ya que la fuerza de la preocupación fija la atención mental en ese asunto.

• El trastorno externo influye directamente en el caos mental.

• Síndrome de estrés y agotamiento.

Consumo de alcohol, café, nicotina o drogas

• Alimentación desequilibrada (falta de vitaminas y minerales, exceso de consumo de azúcar).

Por otro lado, la desconcentración puede tener causas orgánicas, psicosomáticas o neurológicas y a menudo aparece como un síntoma de otra enfermedad subyacente, como, por ejemplo, depresión, anorexia nerviosa e hipertiroidismo.

En las mujeres, las alteraciones en la capacidad de concentración a menudo aparecen durante la menopausia. Especialmente en personas mayores, la falta de concentración puede ser una consecuencia de un trastorno en el suministro de sangre al cerebro, que se produce debido a la arteriosclerosis de los vasos sanguíneos del cerebro. Con frecuencia, la falta de concentración aparece como un síntoma de demencia o enfermedad de Alzheimer.

Las causas de la falta de concentración constante pueden ser genéticas o daños sufridos a una edad temprana. En los niños, la falta de concentración permanente a menudo es un síntoma del trastorno por déficit de atención con hiperactividad (TDAH) o legastenia.

Por último; Es importante señalar que el pensamiento errático tiene el honor de ser responsable de grandes descubrimientos, como la ley de gravedad de Newton. Todos hemos experimentado los beneficios de dejar que nuestra mente divague: la palabra en la punta de la lengua, donde dejamos el destornillador, el nombre de un viejo amigo. Pero el precio que estamos pagando es pensar en lugar de centrarnos en lo que están haciendo podría ser alto. Ni más ni menos que felicidad.

El cerebro es una especie de “supercomputadora”, de funcionamiento complejo, de la cual solo conocemos una pequeña parte. Sabemos que tiene actividad consciente e inconsciente, ambas de igual importancia ya que permiten realizar acciones complejas al mismo tiempo y de manera fluida; y que puede pensar en el menú de la cena mientras asistimos a una llamada de trabajo, un logro evolutivo.


Sugiere un concepto

Definiciones Relacionadas:


Otros conceptos: