Definición de Fractura

- Definista

Una fractura es una lesión en la cual el hueso está roto o fragmentado. Esto ocurre como resultado de un traumatismo óseo durante una caída, un accidente o una práctica deportiva. Sin embargo, es posible que el hueso se rompa como resultado de trastornos debilitantes y pierda su resistencia, como es el caso de enfermedades como la osteoporosis.

Fractura

Fisura. Hay una rotura en el hueso que no cubre su diámetro entero.

Fractura abierta. Es la forma más grave de fractura, en la que los extremos del hueso roto actúan como un elemento que corta los tejidos blandos como el músculo e incluso la piel. En este tipo de fracturas hay heridas de piel muy profundas a través de las cuales pueden visualizarse fragmentos o extremos del hueso. Estas facturas suelen ir acompañadas de una gran hemorragia.

En el caso de fracturas no desplazadas, donde el hueso se rompe, sus extremos se colocan en su lugar, es más difícil identificarlo, de hecho muchas veces personas que han sufrido un traumatismo y tienen un dolor muy intenso – que han preferido para conducir en casa – se sorprenden cuando una radiografía muestra que hubo una fractura. El síntoma predominante en estos casos es un dolor muy intenso, y bien localizado, que se intensifica al tocar el sitio del trauma y que agrava con la movilización, este dolor no desaparece con el uso de analgésicos, lo que hace que la persona vaya a médico que muestra la fractura.

Sorprendentemente, los huesos pueden fracturarse por esfuerzos tan simples como estornudar o abrazar. Obviamente es un hueso debilitado y muy frágil, como en personas que padecen enfermedades como osteoporosis, osteogénesis imperfecta o en el caso de huesos que han sido invadidos por metástasis tumorales.

Una fractura “espontánea” es la fractura vertebral, las vértebras de la columna vertebral se debilitan por colapso y colapso de la osteoporosis. Esta es la razón por la cual muchos ancianos se encuentran encorvados hacia adelante con una joroba muy pronunciada en la espalda. Esto ocurre porque las vértebras colapsantes toman la forma de una cuña que hace que este tipo de deformidad se desarrolle.

Existen dos tipos de tratamiento para las fracturas: el tratamiento ortopédico y el tratamiento quirúrgico.

Tratamiento ortopédico. Cuando la fractura ocurre y los huesos no se mueven, pueden consolidarse inmovilizando el área afectada. Se utilizan materiales tales como yeso o fibra de vidrio, y hay dispositivos de inmovilización llamados férulas. Este tratamiento dura varias semanas.

Tratamiento quirúrgico. Cuando la fractura es del tipo desplazado o abierto, la única manera en que el hueso se vuelve a unir, y está bien alineado, es colocando elementos metálicos que sujetan los extremos. Para ello se utiliza material de titanio, principalmente placas, barras y tornillos, en fracturas que cubren los extremos de los huesos, como es el caso de la cabeza del fémur, su fractura que se produce principalmente en los ancianos, se corrige mediante articulación de repuesto con una prótesis metálica.

Otros conceptos: