1. Definición
  2. Humanidades ⛪
  3. Gentilicio

Gentilicio

La palabra “gentilicio” es usada como sustantivo para referirse a los habitantes de cierta región o país. Esto quiere decir que, por ejemplo, una persona nacida en México es mexicana; una persona residente de Londres es londinense; un habitante de Argentina es un argentino; y así sucesivamente. Todo ello dependerá de la etimología empleada en la región, y a partir de ahí surgen infinitos gentilicios de acuerdo a la integridad cultural y étnica del lugar.

Gentilicio


Publicidad

Qué es un gentilicio

Cuando se dice qué es gentilicio, se hace mención a una persona que proviene de un determinado lugar geográfico o que habita en él. A esto se le denomina adjetivos gentilicios. Por otro lado, los sustantivos gentilicios hacen mención a la persona o cosa proveniente de un lugar, pudiendo sustituir su nombre solamente por el gentilicio.

Estos adjetivos son generalmente derivados del nombre del lugar de origen de una persona, bien sea su país, estado, ciudad, provincia o pueblo. En otro sentido, de igual manera también son utilizados para denominar a una persona que sigue o pertenece a alguna institución, algún partido político, linaje o familia.

Una persona por más que cambie de lugar de residencia no dejará de ser originaria de donde vino; es por ello que el gentilicio es una condición del ser humano inquebrantable, de vital importancia para la sociedad y que denota la cultura de cada quién.

En ciertas ocasiones, tambien son usados para llamar a alguien por afecto; es decir, la persona adopta su propio gentilicio como apodo, y ello se debe a que sus raíces culturales destacan notoriamente, por lo que en las pequeñas comunidades esto es común. No resulta extraño conocer a un panadero al que apodan “el portugués”, o se refieran a alguien como “el chino”, entre otros casos.

La etimología de esta palabra proviene del vocablo latín “gentilitus”; cuyo prefijo “gens” o “gentis” significa “tribu” o “familia” y el sufijo “itus” se relaciona a “pertenencia” o “relación”. En este sentido, su nombre indica el origen de un individuo respecto al lugar de donde proviene.

Por otro lado, se tiene el concepto de hipocorístico asociado a este adjetivo, y que representa la calificación de un gentilicio a una persona como un apodo cariñoso. Esto ha tomado un valor cariñoso y bromista, aunque su origen tenía más tendencias hacia lo peyorativo. Ejemplos de ello son los “ticos” en Costa Rica o los “chilangos” de Ciudad de México.

Cómo construir un gentilicio

Gentilicio-2

El idioma español es el que más de estos adjetivos tiene, su flexibilidad es tanta que se puede crear uno de cualquier lugar. El español es un idioma abundante, evolutivo, caracterizado, popular y fácil de conjugar, es importante destacar el uso de los gentilicios con este idioma ya que la gran mayoría son derivados en esta lengua.

Para la composición de cada uno de ellos, usualmente se toma gran parte del nombre del lugar de origen (que en este caso sería el epónimo) y, en ocasiones, la palabra completa. Un claro ejemplo del último caso es el gentilicio de una persona proveniente de Colombia, ya que el correspondiente a los habitantes de este país es el de “colombiano”; como se podrá observar se utilizaron todas las letras del nombre del país para formar el gentilicio.

Sin embargo, hay autores que aseguran que no existen reglas definidas para la creación de gentilicios, aunque sugieren (como ya se comentó) que se tome la raíz (también denominada lexema) y el sufijo (también denominado morfema). Existirán algunos casos donde aplican más de un morfema; por ejemplo, con los habitantes de la ciudad de Quito, cuyo nombre originario pudiese ser “quiteño” o “quitense”, siendo ambos términos correctos.

De acuerdo a la cantidad que existen, sus reglas de construcción se pueden resumir en:

  • Cuando los sustantivos terminen en vocal, debe utilizarse el morfema –ano o –ino para formar su gentilicio.
  • Cuando termine en –land, -landia o –landa, se agrega el morfema –és o –esa (caso especial Dinamarca).
  • Cuando termina en una consonante, tal como “d”, “l” o “n”, usualmente se añade el morfema –í, aunque puede tomar el morfema –eño o –ero.
  • Cuando finaliza en –on, -ord o en –polis, su morfema será –iano.

En algunos casos, estos adjetivos están determinados por otros aspectos que no están directamente relacionados al nombre de proveniencia, como por ejemplo, el histórico o relacionados al lenguaje. Tal es el caso de los habitantes de México, cuyo nombre étnico es mexicano y mexicana, pero también se les denomina azteca debido al imperio con el mismo nombre que hizo vida en el territorio centroamericano antes de la conquista española. De igual forma sucede con los lusitanos (habitantes de Portugal), los helvéticos (habitantes de Suiza), los teutones (habitantes de Alemania) o los coloquialmente llamados “ticos” (habitantes de Costa Rica).

Algunos de los morfemas más utilizados en la construcción de los nombres étnicos son:

  • ano/ana (como veracruzano y veracruzana, campechano y campechana, bajacaliforniano y bajacaliforniana).
  • –ense (como coahuilense, hidalguense, cuernavaquense).
  • –ino/ina (como potosino y potosina, villahermosino y villahermosina, capitalino y capitalina).
  • –eco/eca (como chiapaneco y chiapaneca, yucateco y yucateca, tamaulipeco y tamaulipeca).
  • –és/esa (como neoleonés y neoleonesa, cordobés y cordobesa, tailandés y tailandesa).
  • –í (como marroquí, iraní, guaraní).
  • –eño/eña (como acapulqueño y acapulqueña, colimeño y colimeña, paceño y paceña)
  • –ero/era (como santanero y santanera, barranquillero y barranquillera, santiaguero y santiaguera)
  • –ejo/eja (como cañarejo y cañareja, linarejo y linareja); -aco/aca (como austriaco y austriaca, polaco y polaca, eslovaco y eslovaca).
  • –io/ia (como egipcio y egipcia, libio y libia, serbio y serbia); entre muchos otros.

Tipos de gentilicio

Gentilicio-3

Existen varios tipos , y estos son:

Los adjetivos gentilicios con sufijos de alto uso

Este tipo es aquel que tiene los morfemas o sufijos más utilizados. Entre ellos se pueden mencionar:

  • –ano/ana. Ejemplo: colombiano y colombiana, boliviano y boliviana, ecuatoriano y ecuatoriana, mexicano y mexicana.
  • –ense. Ejemplo: rioplatense, bonaerense, hollywoodense, jalisciense (gentilicio de Jalisco).
  • –eño/eña. Ejemplo: brasileño y brasileña, panameño y panameña, guadalajareño y guadalajareña, beliceño y beliceña.
  • –és/esa. Ejemplo: inglés e inglesa, holandés y holandesa, escocés y escocesa, japonés y japonesa.
  • –iano/iana. Ejemplo: hawaiano y hawaiana, italiano e italiana, haitiano y haitiana, asturiano y asturiana.

Los gentilicios con sufijos de uso ocasional

Esta clase trata de aquellos cuyo morfema son de aparición ocasional, como el caso de:

  • –abro. Ejemplo: cántabro (proveniente de Cantabria, España), cuyabro (proveniente de Armenia, departamento Quindío en Colombia; cabe mencionar que este término es peyorativo).
  • –aco/aca. Ejemplo: austríaco y austríaca, eslovaco y eslovaca, polaco y polaca.
  • –ache. Ejemplo: malgache (procedente de la isla Madagascar).
  • –alo. Ejemplo: galo.
  • –ando. Ejemplo: benicarlando (proveniente de Benicarló en España).
  • –ata. Ejemplo: gálata, croata, keniata.
  • –ego/ega. Ejemplo: griego y griega, gallego y gallega, noruego y noruega.
  • –eno/ena. Ejemplo: nazareno y nazarena, chileno y chilena, heleno y helena.
  • –eo/ea. Ejemplo: europeo y europea, galileo y galilea, eritreo y eritrea.
  • –ero/era. Ejemplo: habanero y habanera, santiaguero y santiaguera, brasilero y brasilera.
  • –ino/ina. Ejemplo: filipino y filipina, argelino y argelina, andino y andina.
  • –io/ia. Ejemplo: libio y libia, sirio y siria, indio e india.
  • –ita. Ejemplo: selenita, yemenita, salemita.
  • –ón. Ejemplo: nipón, teutón, macedón.
  • –ope. Ejemplo: etíope.
  • –ol/ola. Ejemplo: español y española, mongol y mongola.
  • –ota. Ejemplo: tokiota, chipriota, cariota.
  • –ú. Ejemplo: hindú, papú, zulú.
  • –ucho/ucha. Ejemplo: gaucho y gaucha, maracucho y maracucha.
  • –uz. Ejemplo: andaluz.

Los casos especiales

Ya que las reglas no son aplicables para todos los tipos de gentilicios, existen casos especiales en los que no pueden anticiparse con base en su topónimo. Un caso particular es el de nombres de lugares iguales pero sus gentilicios son distintos (caso de Cuenca, España, cuyo gentilicio es conquense; y Cuenca, Ecuador, cuyo nombre etnico es cuencano).

Casos particulares

  • Hidrocálido e hidrocálida (gentilicio de Aguascalientes).
  • Maño y maña (corresponde a los de Aragón, España).
  • Complutense (gentilicio de Alcalá de Henares, España).
  • Porteño y porteña (refiriéndose a los de Buenos Aires, Argentina).
  • Hierosolimitano e hierosolimitana (gentilicio de Jerusalén).
  • Materditano y materditana (gentilicio de Madre de Dios, Perú).
  • Carioca (corresponde a los de Río de Janeiro, Brasil).

En algunos casos los morfemas están vinculados a alguna área geográfica. En el caso de los morfemas –eco y –eca, están relacionados en su mayoría gentilicios de México y Centroamérica, como por ejemplo: zacateco y zacateca, guatemalteco y guatemalteca. Otro caso es el morfema –í, que se utiliza para los asiáticos y norteafricanos, como por ejemplo: somalí, saudí, iraquí.

El gentilicio de India es indio e india, y tiende a generar confusión, ya que hay quienes creen que es “hindú”, cuando en realidad esta es la forma a las que se les llama a los que profesan la religión del hinduismo.

Los gentilicios alternativos

Son los que coexisten con otros cuyo origen puede ser diferente (por su topónimo, origen histórico o de otra índole).

Entre los gentilicios cuyo pasado es histórico se tienen los siguientes ejemplos:

  • Germano (a) y teutón (a) para los de Alemania; hispano (a) e ibero (a) para los de España.
  • Galo (a) para los de Francia; heleno (a) para los de Grecia.
  • Azteca para los de México.
  • Hebreo (a) para los de Israel.
  • Magiar para los de Hungría.
  • Chapín (a) para los de Guatemala.
  • Guaraní para los de Paraguay.
  • Inca para los de Perú.
  • Boricua para los de Puerto Rico.
  • luso (a) y lusitano (a) para los de Portugal.

Los gentilicios a partir de dinastías

En el pasado de cada país, se tienen los siguientes ejemplos: siamés (a) para los de Tailandia; persa para los de Irán; otomano (a) para los de Turquía; nipón (a) para los de Japón; helvecio (a) y helvético (a) para los de Suiza.

Los gentilicios no topográficos

Corresponde al grupo que no tienen su origen o relación con su toponimia y que no son oficiales, aunque su uso es común entre los habitantes de dicho espacio geográfico. Un ejemplo es el caso de Castillejo de Azaba, Salamanca en España, que tienen el adjetivo gentilicio de zorros, ya que en esa área geográfica existen muchos de estos cánidos.

Gentilicios en inglés

A continuación, una lista de ejemplos de gentilicios en inglés:

  • Antiguan and Barbudans. Gentilicio de Antigua y Barbuda.
  • Dane o Danish. Gentilicio de Dinamarca.
  • Belarusian. De Bielorrusia.
  • Cape Verdean o Cape Verdian. De Cabo Verde.
  • Ecuadorean. De Ecuador.
  • Greece. De Grecia.
  • Haitian. De Haití.
  • Jamaican. De Jamaica.
  • Mexican. De México.
  • Netherlander, Dutchman/woman, Hollander, Dutch. De Holanda.
  • Peruvian. De Perú.
  • Qatari. De Qatar.
  • Spaniard o Spanish. De España.
  • Turk o Turkish. De Turquía.
  • Emirian. De Emiratos Árabes Unidos.
  • Vietnamese. De Vietnam.
  • Zimbabwean. De Zimbawe.


Bibliografía

Martínez, Aurora. ( Última edición:23 de abril del 2020). Definición de Gentilicio. Recuperado de: //conceptodefinicion.de/gentilicio/. Consultado el 11 de julio del 2020