Definición de Orzuelo

- Definista

Un orzuelo es una inflamación dolorosa y con pus en el párpado, puede ser causado por una infección en los folículos de las pestañas. Otra causa probable de un orzuelo es la inflamación de la glándula sebácea localizada en el párpado. Los orzuelos reciben su nombre de acuerdo a su localización, si aparecen en la parte exterior del párpado, son llamados orzuelos externos y si por el contrario aparecen en la parte interior del párpado, se llaman orzuelos internos. No se trata de una infección grave, pero sí muy dolorosa, por estar acompañados de pus y son muy comunes en niños.

Orzuelo

Definición médica

En el ámbito médico a los orzuelos se les denomina “hordeolum”. Según la medicina estos se producen cuando la glándula sebácea llamada glándulas de Zeiss o de Moll, la cual se encuentra localizada al borde de los párpados, se infecta. Éstos se forman debido a una multiplicación de gérmenes en dicha zona. Existen dos tipos de orzuelos los externos y los internos. Los orzuelos internos son más lentos para sanar, debido a que se localizan lejos del borde de los párpados y el absceso no puede drenarse fácilmente, en estos casos se recomienda consultar el médico.

Causas

La causa principal en la formación de orzuelos es una infección producida por el estafilococo (bacteria que habita en la piel o en la nariz), al entrar en contacto con el borde de los párpados. Se debe evitar tocarse los ojos con las manos sucias, no retirarse el maquillaje en las noches.

La blefaritis crónica o inflamación de los párpados, por lo general afecta los dos ojos y es causa de irritación y enrojecimiento. La glándula sebácea está unida al folículo de las pestañas y es productora de una sustancia aceitosa llamada “sebo” que mantiene las pestañas lubricadas, cuando se infecta produce un orzuelo.

Una infección de la glándula apocrina, productoras de sudor alrededor de los folículos de las pestañas, segregan un líquido que se une al lagrimal para cubrir el ojo y evitar que este se reseque.

Síntomas

  • Párpados inflamados.
  • Enrojecimiento de la piel en la zona afectada.
  • Dificultad y molestias al parpadear.
  • Sensible a la luz.
  • Hormigueo, ardor, escozor y dolor en la zona afectada.
  • Lagañas que aparecen en poco tiempo.
  • Arenilla o sensación de cuerpo extraño en el ojo.
  • Constante lagrimeo.
  • Pequeños puntos amarillos o rojos muy parecidos a un grano a punto de ser drenado.

Tratamiento para los orzuelos

El ojo es un proveedor directo del sistema sanguíneo y linfático, por esta razón es recomendable consultar al médico y que sea éste quien recomiende los antibióticos bien sea en ungüentos, gotas oftálmicas y en algunos casos vía oral.

En caso de que sea necesario una cirugía, el orzuelo debe ser drenado por un médico, realizando una incisión sobre el absceso y así permitir que salga el pus.
Por lo general los orzuelos son muy dolorosos, se debe tomar analgésicos que alivien el dolor.

Remedios caseros para los orzuelos

Orzuelo

El tratamiento casero más usado para los ojos infectados con orzuelos son las compresas de agua caliente, estas se pueden hacer con paños o piezas de algodón humedecidas, se colocan en la parte afectada por un periodo de 10 minutos y se repite por lo menos cuatro veces al día.

Otra forma de curar el orzuelo es frotando fuertemente el dedo índice en la mano y luego de sentir que está caliente colocarlo en la zona afectada, repetir por los menos cuatro veces al día.

Una combinación entre la manzanilla y el romero resultan ser un remedio muy efectivo para curar los orzuelos. La manzanilla alivia el dolor y el malestar mientras que el romero tiene propiedades antibacterianas, ideal para combatir la infección en caso de que haya pus. Se debe colocar en agua hirviendo por 5 minutos flores de manzanilla y tallos de romero, esperar a que la infusión esté tibia y con gasas estériles lavar el ojo afectado por lo menos 2 veces a día.

Otra planta que posee propiedades antiinflamatoria y antibacteriana es la sábila, también conocida como aloe vera, por sus cualidades es capaz de reducir la inflamación y evitar se propague la infección por las bacterias. El modo de preparación es el siguiente: se toma una hoja de sábila se abre por el medio y se extrae el gel de su interior, luego se frota el gel en el ojo con ligeros masajes. Se deja por lo menos 20 minutos en el área afectada y luego se retira con agua tibia o una infusión de manzanilla.

Cómo eliminar el orzuelo interno

El orzuelo interno también llamado orzuelo meibomio surge cuando las glándulas meibomio de los párpados se infectan. Este tipo de orzuelo se forma en la parte interna del ojo, entre en párpado y el globo ocular. Esta clase de orzuelo se desarrolla rápidamente por lo general en pocos días y causan un abultamiento doloroso y de color rojo y con un pequeño punto amarillo en el centro.

Si bien es cierto que los orzuelos mejoran en pocos días y tienden a desaparecer sin causar males mayores. También es posible que puedan derivar ciertas complicaciones como la aparición de un chalazión, que es la formación de un quiste en el párpado a causa de la inflamación de la glándula meibomio. El chalazión a diferencia del orzuelo es de mayor tamaño y tarda meses en desaparecer. Esta complicación debe ser consultada con el médico oftalmólogo lo antes posible, ya que en algunos casos requiere de una intervención quirúrgica y la aplicación de un tratamiento de antibióticos.

Los orzuelos no se deben apretar, tocar, pinchar, frotar y mucho menos tratar de extirpar, ya que se puede diseminar la infección y producir daños en las glándulas lagrimales y en el globo ocular. Se deben extremar las medidas de higiene y limpieza en la zona afectada y de esta manera prevenir infecciones. No se recomienda usar maquillaje mientras no haya sanado el ojo completamente. Para evitar transmitir la infección al ojo sano, no es recomendable usar lentes de contactos mientras persista la inflamación.

Como se señaló anteriormente se debe consultar con el médico antes de aplicar algún tipo de medicamento, por la relación entre el ojo y los sistemas linfáticos y sanguíneo.

Otros conceptos: