1. Definición
  2. Ciencia ?
  3. Reproducción

Reproducción

La reproducción representa la acción y resultado de multiplicar una cosa que ya existe o ha existido, significa “volver a producir” o “producir de nuevo”. Por ejemplo, en la vida diaria se puede reproducir un sonido, canción, video, película, imagen, texto, presentaciones, así como también, una obra de arte, objetos arquitectónicos, vestimenta, entre otros. En términos biológicos, la réplica es una de las características de la materia viva. Mediante ella, los seres vivos multiplican sus estructuras y dan lugar a otros seres idénticos o muy semejantes a ellos. Se puede hallar este fenómeno en distintos niveles del mundo biológico.

Reproducción


Publicidad

Qué es reproducción

La reproducción desde un punto de vista biológico, se trata de un proceso que da inicio a la creación de organismos nuevos, mismos que forman parte de una propiedad común de las formas de vida que se conocen actualmente en el planeta. Existen diversas modalidades ejemplares de reproductividad, mismas que se agrupan de acuerdo a sus tipos, pero las más famosas son las reproducciones sexuales y asexuales.

Este vocablo tiene su génesis en latín y se encuentra conformado por el prefijo re y el sufijo ción, uniendo ambos con el resto de la palabra, hacen alusión a la producción de una persona, cosa u objeto, algo que sea relativa o posiblemente idéntico al original o que solo cuente con algunas similitudes, un ejemplo de esto es la reproducción de los seres vivos, es decir, la reproducción de las plantas, reproducción humana y reproducción animal.

Dada la limitada duración de la vida en todos los seres vivos, la forma reproductiva es una función básica que asegura que la especie permanezca o perdure a través del tiempo. La formación de nuevos individuos depende del grado de especialización de cada organismo. Así, la replica de los organismos puede ser asexual o sexual. En la primera, participa un solo progenitor y se da principalmente en animales unicelulares o pluricelulares simples y en vegetales. En la segunda, se necesita de dos progenitores y del intercambio de ADN.

Función de la reproducción

Dentro de las características más importantes de las diferentes formas de vida en la tierra, está la capacidad que todos tienen para multiplicarse, es decir, para formar seres nuevos que posean características similares a ellos.

Cada estructura y estrategia reproductiva de los seres vivos es una función especial de supervivencia y permanencia, por lo que tienden a ser objetivos diversos, por ello, existen especies que pueden reproducirse de manera sexual y otras que cumplen su rol asexualmente, por ejemplo, los peces, quienes producen miles de huevos para asegurar que al menos la mayoría logre madurar y llegar a la adultez.

Pero también existen otras especies dentro de la reproducción animal que solamente pueden generar una sola cría de acuerdo a sus etapas reproductivas, esta cría la cuidan muchísimo por largos periodos de tiempo, entonces, logran disminuir las remotas posibilidades de mortalidad e incrementa la posibilidad que esa especie pueda seguir viviendo, un ejemplo de esto son las ballenas.

Ahora, respecto a la reproducción vegetativa o la reproducción de las plantas, pueden multiplicarse tanto sexual como asexualmente, esto lo logran a través de raíces subterráneas, tallos, brotes, entre otros. Muchos organismos se regeneran en las partes del cuerpo que han perdido, un ejemplo de esto son las estrellas de mar, sin embargo, otras espcies pueden dividirse de forma asexual multiples veces, logrando así la creación de muchísimos descendientes. Con todo esto claro, resulta sencillo enfocar la información en que la función de la reproducción es lograr la permanencia de las especies y que estas sigan sus ciclos biológicos.

Tipos de reproducción

Los procesos de replicación en las formas de vida de la tierra son características importantes, por ello, existen diversos tipos de replicación y todos serán explicados a cabalidad en esta vertiente.

Reproducción sexual

Reproducción - Mariquitas en acto de reproducción

Se requiere la unión de dos células especializadas denominadas células sexuales o gametos, para formar un nuevo individuo. Cada gameto tiene sus propias características y permite diferenciar los sexos (masculino y femenino) en los organismos que poseen este tipo de reproducción. La información genética de todos los descendientes se conforma gracias al aporte genético de dos progenitores, por ello, esta vertiente es considerada como una fuente de variabilidad genética.

Esta réplica amerita la participación de un cromosoma que puede generar gametos tanto femeninos como masculinos de dos individuos, por ello, son de sexos diferentes, sin embargo, también es posible lograr esto con hermafroditas.

Los descendientes que han sido producto de procesos biológicos, son considerados como un fruto de la conjugación del ADN de los dos progenitores, por ello, son genéticamente distintos. Esta es la forma reproductiva más usual en los organismos vivos complejos y esto se ve en la reproducción humana, pues hay participación de dos células haploides, mismas que se originan por gametos y meiosis, las cuales se unen en las fecundación.

Ahora, es importante mencionar que esta vertiente tiene su propia clasificación, la primera es la reproducción humana, la cual sucede luego de la fecundación del óvulo y, a partir de allí, el producto es llamado cigoto, el cual presenta diversas divisiones mitóticas que forman parte del desarrollo embrionario, hasta que simplemente sucede la formación del embrión.

Luego se encuentra la reproducción animal, misma que se divide en cuatro grupos, el primero es el de los ovíparos, en los cuales las hembras colocan sus óvulos en un medio y los machos colocan sus espermatozoides en ellos, a esto se le conoce como fecundación externo y se da en medios acuáticos en especies como los anfibios y peces óseos.

También están los ovivíparos, donde el macho coloca su esperma dentro de la hembra, esto es fecundación interna y, cuando la hembra es fecundada, da los huevos con una cáscara realmente dura para proteger al producto, esto se da en especies cartilaginosas, reptiles, mamíferos como el ornitorrinco, la equidna y las aves. El tercer grupo son los ovíparos, los cuales poseen fecundación interna en donde el embrión se encierra en un huevo, solo que dentro de la hebra, por ello, no hay intercambio de sustancias.

Una vez que el embrión se desarrolla, el huevo se quiebra y se produce el parto de la cría. También es posible que la hembra deposite el huevo antes que el producto salga, un ejemplo de esto son las serpientes y tiburones. Por último, están los vivíparos, los cuales tienen fecundación interna, es decir, la cría es desarrollada dentro del cuerpo de la hembra y se intercambian diferentes sustancias, esto puede darse tanto en humanos como en la mayoría de los mamíferos existentes.

Reproducción asexual

También denominada como agamia, es aquella en la que cualquier parte del organismo puede dar lugar a un nuevo individuo, sin que se requiera la intervención de células especializadas (no existe meiosis). El individuo así generado es idéntico a su progenitor. Esta existe en diferentes clases: bipartición, gemación, esporulación o división múltiple, fragmentación y regeneración.

En este tipo de réplica, un único organismo es el que tiene la capacidad de dar vida a otros individuos, acá, las copias son totalmente iguales al progenitor a nivel genético, un ejemplo de esto es la división que ocurre en las bacterias que poseen dos células hijas que, a su vez, son genéticamente iguales.

En términos generales, se habla de la formación de nuevos productos a través de células maternas sin la necesidad de una meiosis, es decir, de la formación de gametos o que ocurra una fecundación, por eso, no se intercambia ningún tipo de material genético, simplemente se respetan las características de los progenitores. Si existen diferencias, son ocasionadas por mutaciones ocasionales.

Dentro de esta vertiente a nivel animal, están unos subtipos, mismos que se distribuyen en gemación, escisión, bipartición, esporulación, poliembrionía y partenogénesis. En la reproduccion asexual de las plantas, se encuentran las mitosporas, propágulos, apomixis y la multiplicación vegetal artificial.

Reproducción asistida

Reproducción - Inseminación artificial

También conocida como inseminación artificial consiste en una serie de métodos biomédicos cuya función es reemplazar a los procesos naturales que surgen durante el lapso reproductivo. Su objetivo principal es ayudar al organismo humano a concebir una nueva vida. Estos métodos son aplicados en casos de esterilidad e implican la ejecución de diferentes técnicas, que van desde las más sencillas hasta las más complejas.

La reproducción asistida, como ya se ha mencionado, se realiza aplicando diversas técnicas, mismas que se toman en cuenta de acuerdo a la complejidad que tenga cada pareja para concebir, por ello, se evalúan las técnicas más apropiadas. A continuación se nombran algunas de las técnicas de esta vertiente empleada por los especialistas:

  • Coitos programados: consiste en llevar un control ecográfico de la evolución de los folículos, con el objeto de precisar la fecha ideal para tener relaciones sexuales.
  • Ciclo natural: este procedimiento es utilizado por aquellas parejas que sean alérgicas a algunos de los fármacos o que por motivos religiosos, no desean utilizar otra técnica que no sea natural. Durante este procedimiento el paciente no recibe ninguna clase de medicación, sino que sencillamente se enfoca en el control del folículo dominante. La oportunidad de tener relaciones sexuales se encuentra determinada por el pico de LH, que se produce a las 24 horas ante de que ocurra la ovulación natural.
  • Inseminación artificial: consiste en introducir un espermatozoide dentro del útero, una vez allí el espermatozoide debe tratar de llegar al óvulo maduro, e insertarse por sí mismo, tal como sucedería en una fecundación normal. Lo único diferente de este procedimiento es que el recorrido que hace el espermatozoide para llegar al óvulo es más corto.
  • Fecundación In vitro: esta técnica consiste en extraer el ovocito femenino para inseminar fuera del cuerpo de la mujer con el semen extraído del hombre. Todo esto se lleva a cabo en un laboratorio y se emplea cuando las demás técnicas de reproducción han fallado.
  • Gestión Subrogada: es un procedimiento de reproducción en asistencia, en donde una mujer acepta llevar en su vientre y dar a luz al hijo de otra pareja.

Reproducción celular

Se trata de una etapa dentro del ciclo celular en la que las células tienen la capacidad de dividirse para conformar o crear dos células hijas totalmente diferentes. Se trata de un proceso dado en todas las formas de vida existentes y que, además, logra garantizar la perpetuidad de la existencia de cada una, así como de garantizar su crecimiento, la regeneración de los tejidos y la replicación de seres pluricelulares. Esta réplica tiene como objetivo incrementar totalmente la cantidad de las células que puedan llegar a existir dentro de un organismo y, en el caso de los organismos vivos unicelulares, crearlos totalmente nuevos.

Los sexos que pueden estar separados se conocen como organismos unisexuales o dioicos, cuando están juntos en un mismo individuo son organismos hermafroditas o monoicos. Este último fenómeno se da en algunos animales (lombriz de tierra, caracoles, etc.) y en un gran número de vegetales.

En los hermafroditas, las actividades femeninas y masculinas pueden ser simultáneas o sucesivas. En el primer caso, el sujeto posee ambos sexos y es fértil a cabalidad (es decir, para toda la vida) en cambio, en el segundo caso, puede cambiar de sexo y ser fertil solo con uno de ellos.

La formación de gametos en los órganos sexuales se produce en el proceso denominado gametogénesis, en sucesivas fases de proliferación, crecimiento y maduración, a partir de espermatogonias y ovogonias. La fusión de los dos gametos para formar una célula huevo o cigoto constituyen la fecundación. Cuando un óvulo se desarrolla sin la intervención de gameto masculino, se habla de partenogénesis.

Ejemplos de reproducción

Reproducción - Polinización

Uno de los ejemplos más viables sobre las réplicas o la reproducción de los seres vivos, es la reproducción sexual en plantas, misma que puede darse en las gimnospermas, es decir, en los procesos de polinización y fecundación de las plantas. En esta, se generan gametofitos tanto femeninos como masculinos, pero esto sucede en conos separados que tienden a depender del viento para que pueda darse la polinización, un ejemplo de estas plantas son los pinos y las coníferas.

Otro ejemplo viable se da en las angiospermas, mismas que poseen órganos sexuales cuyo objetivo es producir semillas, por ejemplo, los frijoles o las plantas de maíz, los cuales tienen reproductividad asexual.

En el caso de los animales (perros, gatos y otros mamíferos) tienen reproductibilidad sexual. Las aves se reproducen sexualmente y sus órganos sexuales se encuentran dentro de su cuerpo, solo que las crías se producen de forma ovípara.

Preguntas Frecuentes sobre Reproducción

¿Qué es la reproducción?

Es un proceso mediante el cual se crean nuevos seres vivos.

Leer más

¿Qué es la reproducción humana?

Es un proceso en el que se unen un óvulo y un espermatozoide, de manera que exista la conjugación de ADN y se origine a un nuevo ser humano.

Leer más

¿Qué órganos del sistema sexual intervienen en la reproducción?

En los humanos, tienen intervención las trompas de falopio, vagina, ovarios, cuello uterino y útero (en la mujer). En el hombre, interviene el pene, la próstata y testículos.

Leer más

¿Por qué la reproducción es una función importante?

Porque sin ella, las especies no podrían replicarse y podrían extinguirse.

Leer más

¿Cómo es la reproducción en los animales?

La mayoría se reproduce sexualmente, pero también existen algunos que lo hacen asexualmente.

Leer más


Bibliografía

Pérez, Mariana. ( Última edición:9 de febrero del 2021). Definición de Reproducción. Recuperado de: //conceptodefinicion.de/reproduccion/. Consultado el 1 de marzo del 2021