1. Definición
  2. S
  3. Salud 🩺
  4. Sistema Respiratorio

Sistema Respiratorio

El sistema respiratorio es aquel que se encarga de suministrar el oxígeno que requiere el organismo, cumpliendo la función de desechar el dióxido de carbono que se produce en las células del cuerpo al realizar el proceso de la respiración. Este proceso se lleva a cabo en el cuerpo de forma automática e involuntaria, en donde se inhala el aire y de este se sustrae el oxígeno, desechando los gases que no son necesarios junto con el aire inhalado.

Sistema-Respiratorio

Qué es sistema respiratorio

Es el sistema a través del cual los seres vivos obtienen oxígeno para el organismo, así como también expulsan el dióxido de carbono generado por la respiración. Los órganos del sistema respiratorio son la nariz, faringe, diafragma, bronquios, pulmones, laringe y tráquea, entre otros.

La etimología de la palabra “respiratorio” tiene su origen en el latín. Se compone de re, que significa “intensidad” o “repetición”; spirare, que significa “soplar”; y –orio, que significa “preferencia”. En conjunto, es alusivo a soplar repetidamente.

La anatomía del sistema respiratorio puede ser distinta dependiendo del tipo de organismo en donde se encuentre (simples o complejos). En los organismos unicelulares (simples) tales como las medusas, la respiración se da por medio de una membrana celular, es decir, a través de la difusión (proceso físico irreversible) en conjunto con la mitocondria. Por otro lado, la anatomía del sistema respiratorio en los organismos complejos como los insectos, el aire es enviado de forma directa a través de tráqueas; los peces extraen el oxígeno del agua mediante agallas o branquias.

El sistema respiratorio para niños se les puede explicar a través de una maqueta del sistema respiratorio, donde se le señalan los órganos que lo componen; asimismo, con imágenes del sistema respiratorio donde ilustren la anatomía del mismo.

Función del sistema respiratorio

Se trata de un proceso biológico característico de los seres vivos, de hecho, es gracias a esta acción que se puede hacer un intercambio entre el dióxido de carbono por oxígeno, esto hace que el cuerpo pueda mantenerse en pie. El aparato respiratorio tiene cinco funciones principales, que son:

  • El intercambio de gases entre los pulmones y la sangre a través de los alveolos y los capilares pulmonares. Este oxígeno se combina con las moléculas de la hemoglobina, siendo transportada por el torrente sanguíneo, al mismo tiempo que el dióxido de carbono se devuelve a través de los capilares a los alveolos, expulsados por la exhalación.
  • Se realiza un intercambio de gases igualmente del torrente sanguíneo a los tejidos del cuerpo. Los glóbulos rojos, llevan el oxígeno de los pulmones en el torrente hasta los capilares, liberándolo, y el dióxido de carbono de los tejidos es enviada a los glóbulos rojos, llevándolo de regreso a los pulmones para ser eliminado.
  • Creación de sonidos pasando por las cuerdas vocales, completando el sistema de vocalización. El flujo del aire por las mismas hace que vibren y produzcan los sonidos.
  • Cumple un rol importante en la percepción de olores, ya que en el aire se encuentran sustancias químicas que se introducen por la nariz, las cuales serán interpretadas por el encéfalo.

Partes del sistema respiratorio

sistema-respiratorio-2-1

A continuación se definen y se detalla un esquema del sistema respiratorio.

Nariz

Este es uno de los órganos del sistema respiratorio y se trata de una estructura con cartílagos que se compone de dos conductos llamados fosas nasales. Sus funciones son las de ejercer parte fundamental del sistema de respiración (inhalar y exhalar) y realizar la percepción de olores (lo que también influye en la percepción de sabores), y lo hacen a través de dichas fosas nasales. Dependiendo de la especie, conducirá el aire o el agua que llevarán el oxígeno hacia el sistema y el organismo.

Esta cuenta con una estructura que se compone de la pirámide nasal, que es una estructura con un esqueleto óseo cartilaginoso, con base en el hueso frontal, cuenta con músculos dilatadores; y las fosas nasales, que cuentan con una mucosa que humidifica el aire. Además de los seres humanos, animales como peces, anfibios, reptiles, aves y mamíferos, también cuentan con cavidades nasales.

Faringe

Es una estructura tubular que se encuentra detrás de la cavidad nasal, ubicada en el cuello, conectando la cavidad bucal con el esófago. La función de esta es que tanto los alimentos como el aire pasen a través de ella, llegando al estómago y los pulmones, respectivamente.

Esta se compone de la nasofaringe, que es la parte de la faringe que se encuentra perennemente abierta para dar paso al aire y es la que comunica la nariz con la boca; el orofaringe, que está ubicada entre la entrada faríngea y la epiglotis, por allí transita el aire que es respirado por la boca normalmente o cuando la persona tose, queda entre el paladar blando y la raíz de la lengua; y por la laringofaringe, que es la parte que comparten las vías respiratorias y digestivas, pudiendo pasar por este la saliva y leche materna sin activar movimientos de ingestión.

Tráquea

Es una parte del sistema de forma cilíndrica con cartílagos, ubicado entre la laringe y los bronquios, órganos a los cuales da origen la tráquea. Su función es de tener una vía abierta entre los pulmones y la laringe para el paso del aire.

Este se caracteriza por ser estriado y áspero, con cartílagos, presenta arcos de cartílago hialino, músculo liso, puede estirarse hasta en un 50% gracias a sus fibras, se encuentra junto al esófago y presenta la carina traqueal en el último cartílago, que hace que la tráquea se bifurque hacia los bronquios.

Epiglotis

Esta es un órgano que se encuentra en la laringe, siendo su función la de interrumpir la vía del bolo alimenticio hacia la tráquea cuando se ingieren los alimentos, además, permite el paso del mismo hacia el esófago.

Esta se caracteriza por ser húmeda; con cartílagos; posee unos recesos piriformes que permiten el deslizamiento del alimento; durante la deglución, esta se deforma hacia atrás para permitir que este pase y luego vuelve a su posición y forma original. La epiglotis es de suma importancia, ya que sin su función, un ser viviente puede asfixiarse cuando se alimente.

Laringe

Se trata de la parte superior de la tráquea, uniendo a esta última con la faringe, siendo un órgano en forma de tubo que se encarga de la fonación, ya que allí se encuentran las cuerdas vocales falsas (pliegues vestibulares) y falsas (pliegues vocales). Su función es la de formar la voz y de trasladar el aire hacia la tráquea.

Se compone de 9 cartílagos, de los cuales tres son pares y tres son impares; posee músculos; sus cartílagos tienen articulaciones, son mucosos y musculados; tiene tres partes llamadas fuelle, caña y aparato de resonancia; y protege a la vía aérea mientras el ser vivo se alimenta.

Bronquio

Se trata de dos órganos en forma cilíndrica ubicados al inicio de los pulmones, que se constituyen principalmente de cartílagos y fibra. Su función es la de separar y conducir el aire desde la tráquea a los bronquiolos, que son pequeños tubos de los pulmones.

Los bronquios presentan ramificaciones; posee músculos y mucosa; el bronquio derecho se introduce en el pulmón derecho y de él salen dos ramas, una para el lóbulo medio y el otro superior; el bronquio izquierdo se introduce en el pulmón izquierdo ramificándose hacia el lóbulo superior.

Pulmones

Se trata de un par de órganos que forman parte importante de este sistema, ubicados en el pecho en la caja torácica. Su función es la de intercambiar gases con la sangre, proceso que es posible gracias a la diferencia de presión del dióxido de carbono y oxígeno de los alvéolos y la sangre; filtrar la contaminación externa; y metabolizar los medicamentos.

Estos se caracterizan por ser de tamaños diferentes, lo que quiere decir que el pulmón derecho es de un tamaño superior al izquierdo, ya que de este lado se encuentra el corazón; además, tiene tres caras, las cuales se denominan diafragmática, costal y medianística; se divide por el mediastino; y lo recubre la pleura, que es una membrana que contiene suero.

Bronquiolos

Se trata de unos pequeños tubos que se encuentran dentro de los pulmones, que conectan los bronquios con los alvéolos (pequeñas bolsas de aire). Tienen como función transportar el oxígeno a los alvéolos, los que a su vez retornarán dióxido de carbono para ser expulsado.

Se trata de unos conductos en forma de tubos; no se compone de cartílagos; su pared se compone de músculos lisos; cada pulmón posee unos 30 mil bronquiolos y sus respectivos alvéolos; su diámetro es de 0,5 milímetros.

Músculos intercostales

Estos son los músculos que se encuentran entre las costillas, los cuales, durante el proceso de respiración, se reducen haciendo que la caja torácica se eleve, ensanchando el tórax mientras que los pulmones se llenan de aire. Este se compone por el intercostal de fondo, el intercostal medio y el intercostal íntimo. Su función es la de incrementar o reducir el diámetro torácico.

Diafragma

Es un músculo que separa la cavidad abdominal y la torácica, que permite el movimiento de las entrañas y está en el proceso de inspiración. Su función es la de hacer el papel del motor de la respiración, contrayéndose cuando se da la inspiración y relajándose durante la espiración.
Se compone de la porción esternal, la porción costal y la porción lumbar. Estas se acoplan por el centro frénico.

Enfermedades del sistema respiratorio

sistema-respiratorio-3-1

Existen diversas afecciones y complicaciones en el aparato respiratorio que pueden derivar en distintas enfermedades. A continuación, estas son algunas de las enfermedades respiratorias más comunes:

Resfriado común

Ese puede ser ocasionado por diversos virus, aproximadamente unos 200 (entre esos, el rinovirus); pudiendo ser contagiado de una persona a otra por contacto; tener las defensas bajas; o las estaciones del año cuando las temperaturas se encuentran más bajas.

Sus síntomas son la congestión nasal, estornudos, flema, temperaturas elevadas, tos, dolor de cabeza, escalofríos, malestar general, dolores musculares o irritación en la garganta. Usualmente estos desaparecen en un lapso de dos semanas o menos.

Rinitis

Es una afección respiratoria que se caracteriza por presentar síntomas como estornudos; comezón en la nariz, los ojos y la piel; ojos llorosos; congestión nasal y limitaciones en el sentido del olfato; rinorrea; tos; dolor de garganta; dolor de cabeza; entre otros.

La rinitis alérgica puede ser causada por un alérgeno o sustancia que produzca alguna alergia, como por ejemplo, el polen; mientras que no existe una causa conocida para la rinitis no alérgica, sin embargo, algunos desencadenantes pueden ser los cambios climáticos, algunos alimentos, medicamentos, infecciones, la apnea de sueño o los cambios hormonales.

Faringitis

Se trata de una afección que consiste en la inflamación de la garganta o la mucosa de la faringe. Sus síntomas van desde la dificultad para ingerir alimentos, inflamación de las amígdalas, carraspera, fiebre, infecciones de tipo viral, ocasionalmente infecciones por bacterias, reacciones alérgicas, dolor de cabeza, dolores en los músculos. Esto lo causa los mismos virus de los resfriados comunes, gripe, mononucleosis, el sarampión y la varicela.

Amigdalitis

Es la inflamación de las amígdalas, ubicadas en la parte posterior de la garganta, en donde se hallan células que crean anticuerpos. Esta enfermedad presenta las amígdalas enrojecidas e inflamadas, las cuales podrán presentar una capa de tejido de color blanquecino; dolor al ingerir alimentos o bebidas, e incluso, saliva; altas temperaturas; temblores y escalofríos; mal aliento; entre otros.

Las causas radican en algunos virus o bacterias, como, por ejemplo, la Streptococcus pyogenes, entre otras. Debido a que las amígdalas son las primeras en defender al cuerpo de infecciones, se encuentran más expuestas a infectarse.

Sinusitis

sistema-respiratorio-5-1

Es la inflamación del tejido que envuelve los senos paranasales, que son cavidades llenas de aire ubicadas en el cráneo, específicamente detrás de los ojos, los huesos de la nariz, las mejillas y la frente. Esto lo origina una infección causada por un hongo, un virus o alguna bacteria; la desviación del tabique; o alergias y resfriados.

Los síntomas de esta enfermedad son la dificultad para respirar, congestión nasal, dolor en los senos paranasales, mal aliento, fiebre, dolor de cabeza, sensibilidad en el rostro, malestar general y tos.

Bronquitis

Esta enfermedad consiste en la inflamación de las vías respiratorias hacia los pulmones, lo cual produce dificultad para respirar. Sus causas pueden ir desde una infección por bacterias o un virus, hasta una afección acompañada por una gripe.

Sus síntomas son inflamación de las paredes de los bronquios; se obstruyen los alvéolos; tos con esputo; se dificulta la respiración; malestar en todo el cuerpo; agotamiento; fiebre y escalofríos; entre otros. Cuando se trata de una etapa crónica de la enfermedad, también puede presentarse inflamación en las piernas, mayor riesgo de contraer gripes y los labios se tornan azules por recibir poca oxigenación sanguínea.

Enfermedad pulmonar obstructiva crónica

Chronic Obstructive Pulmonary Disease, es el nombre de esta enfermedad del sistema respiratorio en inglés, es la más común de su tipo y se presenta como una dificultad para respirar normalmente. Esta se surge principalmente por una bronquitis crónica (presentando tos con esputo) y un enfisema (que va deteriorando los pulmones al pasar el tiempo). Se origina debido al consumo de tabaco, que hará que una persona esté más propensa a contraer EPOC, aunque los fumadores pasivos y aquellas personas que estén en un ambiente de trabajo con exposición a humos también presentan riesgos.

Sus síntomas son la tos que puede ser seca o con flema; agotamiento; sibilancias o pitidos cuando se respira; dificultad para respirar y aspirar aire; numerosas infecciones respiratorias; sensación de pecho apretado; coloración azul en los labios; entre otros.

Asma

Se trata de una enfermedad crónica que produce la estrechez e inflamación de las vías respiratorias, haciendo que a la persona se le dificulte la respiración. Esta se desencadena cuando existe la presencia de algún elemento que produce alergia en la persona, como por ejemplo, el pelo de animales, los ácaros de polvo, estrés, ciertas actividades físicas, moho, cambios de temperatura, entre otros.

Los síntomas incluyen la tos seca o con flema, presión en el pecho por la tensión muscular, dificultad para respirar y hablar, sibilancia, dolor por la presión en el pecho, piel azulada, incremento en las pulsaciones.

Tuberculosis

Es una enfermedad contagiosa de origen bacteriológico, que es desencadenado por la bacteria Mycobacterium tuberculosis, la cual se centra en el ataque directo a los pulmones, aunque también puede hacerlo con el resto del organismo.

Sus síntomas son una tos fuerte con sangre que puede extenderse hasta unas tres semanas, pérdida de peso debido a la pérdida del apetito, sudoración por las noches, fiebre, escalofríos, agotamiento, presión en el pecho.

Neumonías

Esta es una infección de los sacos aéreos que se encuentran en los pulmones, los cuales, debido a dicha infección, se pueden llenar de pus o líquido. Una neumonía puede ser causada por virus, bacterias o por hongos, siendo más vulnerables los niños, ancianos mayores a 65 años o las personas con el sistema inmunológico debilitado.

Su sintomatología va acompañada de tos purulenta o con flema, fiebre, temblores, fatiga, presión en el área torácica, bajas temperaturas, náuseas y vómitos, entre otros.

Cáncer

Entre las enfermedades respiratorias que pueden desarrollarse por diversas causas, se encuentra el cáncer. Puede desarrollarse cáncer en los pulmones, un mesotelioma maligno o timoma y carcinoma tímico. Los síntomas son la tos con sangre, dificultad para respirar y tragar, dolor en el pecho, falta de aire, dolor de cabeza y ronquera.

El mesotelioma se caracteriza por la presencia de células cancerígenas en la pleura (revestimiento de los pulmones y la cavidad torácica) o el peritoneo y puede ocasionarse cuando la persona está en contacto con asbestos; y el timoma y carcinoma tímico (tumores en la superficie del timo).

Fibrosis quística

Esta enfermedad es la acumulación de flema muy viscosa en los pulmones y otras partes del organismo, que afecta más comúnmente a los jóvenes y niños, siendo una enfermedad que puede conllevar a la muerte. Este tipo de enfermedad es hereditaria a través de un gen que hace segregar mucosidad más viscosa, el cual se acumula en el páncreas y las vías respiratorias.

Sus síntomas en los neonatos es el retardo en el crecimiento, no pueden incrementar su peso como un niño normal, no puede defecar en sus primeras horas de vida, mucosidad en las heces; mientras que en los niños de mayor edad y jóvenes, se presentan dolores abdominales por estreñimiento, abdomen distendido, náuseas, agotamiento, nariz congestionada, neumonías periódicas, dolor; a largo plazo puede desencadenar esterilidad, pancreatitis y malformación en los dedos.

Cuidados del sistema respiratorio

Sistema-Respiratorio-4

Para cuidar el aparato respiratorio, se deben tener cuidados diarios a modo de prevención, que pueden ser:

  • Mantener las manos limpias lavándolas frecuentemente con agua y jabón. El gel antibacterial también es un buen aliado.
  • Realizar ejercicios, dormir las horas necesarias, evitar el consumo de tabaco y cuidar el aseo personal.
  • Mantener una alimentación sana y beber suficientes líquidos, en especial jugos cítricos altos en vitamina C.
  • Desinfectar los ambientes comunes, como los escritorios, mesas, teléfonos, computadoras, entre otros.
  • En el caso de ya estar enfermo, toser y estornudar en un pañuelo para evitar la expulsión y proliferación de gérmenes.
  • Evitar el contacto con otras personas enfermas; o, en el caso de estar enfermo, evitar el contacto para proteger a los terceros y guardar reposo.

Preguntas Frecuentes sobre Sistema Respiratorio

¿Cuál es el sistema respiratorio?

Es el que permite llevar el oxígeno necesario al organismo, y al mismo tiempo, expulsa el dióxido de carbono producido por las células al momento de respirar.

Leer más

¿Para qué sirve el sistema respiratorio?

Su función es obtener y aprovechar el oxígeno del ambiente y desechar el dióxido de carbono una vez este proceso se realice.

Leer más

¿Cómo funciona el sistema respiratorio?

Una vez que el aire se introduce en los pulmones, los glóbulos rojos llevan el oxígeno a los alveolos y retornan el dióxido de carbono a los pulmones para ser expulsado por la respiración.

Leer más

¿Cómo cuidar nuestro sistema respiratorio?

Se deben seguir hábitos saludables como buena alimentación, hidratarse, ejercitarse, buena higiene, consumo de cítricos, reposo y lavarse las manos con frecuencia.

Leer más

¿Cómo está compuesto el sistema respiratorio?

Se compone de la nariz, faringe, tráquea, epiglotis, laringe, bronquios, pulmones, bronquiolos, músculos intercostales y el diafragma.

Leer más


Bibliografía

Martínez, Aurora. ( Última edición:9 de febrero del 2021). Definición de Sistema Respiratorio. Recuperado de: https://conceptodefinicion.de/sistema-respiratorio/. Consultado el 24 de julio del 2021