1. Definición
  2. Psicología ⚤
  3. Honestidad

Honestidad

El vocablo Honestidad proviene del latín honestitas (honor, dignidad, consideración de que uno goza); es la virtud que caracteriza a las personas por el respeto a las buenas costumbres, a los principios morales y a los bienes ajenos. Es la acción constante de evitar apropiarse de lo que no nos pertenece. De igual manera la honestidad es armonizar las palabras con los hechos, es tener identidad y coherencia para estar orgulloso de sí mismo. Este valor es de suma importancia para mantener una buena convivencia dentro de la sociedad, ya que permite dirigir todas las estrategias y acciones de las personas.

Honestidad

Qué es la Honestidad

La definición de honestidad indica que se trata de una cualidad que poseen las personas, caracterizándose por demostrar una serie de atributos de la personalidad, como por ejemplo la dignidad, pudor, justicia, serenidad, rectitud, honradez, así como también la manera de actuar y de ser del individuo. El significado de honestidad implica una cualidad de los seres humanos, en donde las personas actúan con coherencia, es decir comportándose tal y como piensan o se sienten.

Filosóficamente hablando, el significado de la honestidad señala que es una cualidad de los seres humanos, en donde las personas actúan con coherencia, es decir, actuando tal y como piensan o se sienten. La persona que se caracterizan por ser honestas suelen comportarse de acuerdo a sus principios (justicia, integridad, rectitud, etc.) Aquellos que actúan de forma honrada, por lo general se distinguen por tener un ánimo íntegro en todas las facetas y planes que llevan a cabo, respetando sobre todo, las reglas que él mismo considere como correctas en la comunidad donde se encuentra.

De igual manera el ser honesto es armonizar las palabras con los hechos, es tener identidad y coherencia para estar orgulloso de sí mismo. La honradez es una forma de vivir congruente entre lo que se piensa y lo que se hace, conducta que se observa hacia los demás y se exige a cada quien lo que es debido.

Cuando alguien miente, roba, engaña o hace trampa, su espíritu entra en conflicto, la paz interior desaparece y esto es algo que los demás perciben porque no es fácil de ocultar. Las personas deshonestas se pueden reconocer fácilmente porque engañan a los otros para conseguir de manera abusiva un beneficio, generando así desconfianza.

Se puede concluir que cuando un ser humano es honesto se comporta de manera transparente con sus semejantes; es decir, no oculta nada, y eso le da tranquilidad. Quien es honesto no toma nada ajeno, ni espiritual ni material: es una persona honrada.

Cuando se está entre personas honestas cualquier proyecto humano se puede realizar y la confianza colectiva se transforma en una fuerza de gran valor. Ser honesto exige coraje para decir siempre la verdad y obrar en forma recta y clara.

Para poner en práctica la honradez basta con saber lo que es y lo que representa, ésta se puede aprender dentro del hogar con los padres o cualquier familiar, por ejemplo, algunas de las frases de honestidad que pueden llegar a marcar a un niño para toda su vida son, “no tomar lo que no te pertenece”, “no decir mentiras”, “siempre tratar de cumplir tus objetivos respetando a los demás”.

Así mismo en la actualidad, gracias a los medios de comunicación como el internet y las rede sociales, existen un sinfín de imágenes de honestidad en donde se plasman muchas de esas frases, las cuales sirven de ayuda para introducir este valor mucho más a fondo en la sociedad actual, algo que es sumamente importante ya que con el paso de los años se ha venido perdiendo. Es por ello que los expertos hoy en día siempre exhortan a los padres a inculcar este valor y a los maestros a reforzarlos dentro de las aulas de clase, ya que de este valor depende que los niños puedan convertirse en personas de bien.

La honestidad según Confucio

Confucio

El gran filósofo chino Confucio afirmaba que la honestidad es uno de los elementos y valores que mayor importancia tiene para que una persona pueda estar en equilibrio con las demás y con el entorno que lo rodea. Según él este valor se puede clasificar en tres fases o niveles.

El nivel Li o nivel superficial

En esta fase se encuentran las acciones que un individuo realiza con la finalidad de acercarse a sus sueños u objetivos, tanto a largo como a corto plazo, pero sin dejar de lado la integridad. El principio más importante de ésta es el hecho de que las personas deben demostrar sus sentimientos de manera sincera en sus expresiones faciales, para de esa forma, hacer más simple el acoplamiento de las demás personas para el logro de la prosperidad. Esta sinceridad que incluye a las expresiones, contribuye también con el honor interno de la persona, haciendo que cualquier actividad que se realice sea más placentera.

El nivel Yi

Caracterizado porque el sujeto no busca su propio beneficio, sino el principio moral de justicia, siempre tratando de ser recíproco. En este caso el aspecto temporal de los hechos es relevante, claro está, desde un punto de vista del tiempo. Un ejemplo puede ser la tradición en algunas regiones de guardar luto a los padres durante tres años, lo cual es una especie de agradecimiento a los progenitores por haber cuidado de los hijos los primeros tres años de vida.

El nivel Yen o nivel profundo

En él se necesita de una previa autocomprensión para de está manera poder comprender al prójimo. En este nivel un hombre debe tratar de manera igualitaria a aquellos individuos que se encuentran en escalas inferiores de los estratos sociales, tal y como le gustaría ser tratado. Este nivel se fundamenta en la armonía con el prójimo, aceptando el hecho de que en algún momento de la existencia, todos están a merced de otros individuos.

La honestidad en la escuela

Cómo practicar la Honestidad

Al poner en práctica este valor, más personas se llenan de confianza ante el resto de los individuos, al mismo tiempo que son más felices con ellos mismo. El ser una persona honesta es el reflejo de respetarse a sí mismo y al resto. Cabe acotar que este es un valor que se inculca tanto en el hogar como en la escuela, sin embargo, en cualquier lugar es posible aprenderlo, lo que se debe tener claro es que desde niños es importante saber qué es la honestidad.

  • Desarrollar rectitud es algo que requiere de voluntad y nada más, es importante aprender a expresar los sentimientos al igual que las emociones, así como también las experiencias y las vivencias, cada una de ellas refleja el camino a la honradez.
  • Tener presente la honra propia, es decir, tener claro cuáles son las virtudes, limitaciones y defectos, es importante nunca fingir para ser aceptado por los demás, ya que podría terminar generando más problemas que soluciones.
  • Siempre esforzarse por hacer algo que contribuya a un bien, ya sea personal o común, pero sin esperar algo a cambio por ello.
  • Respetar a tu prójimo, no tomar lo ajeno, ser sinceros mientras se está en relación con otra pareja, ya sea amistad o amorosa, lo importante es siempre decir la verdad por muy dura que ésta pueda ser.
  • Tratar de abrirse a las personas cercanas, como por ejemplo los maestros o padres.

Este comportamiento puede ser de ayuda para conseguir buenas amistades, y para ser, además reconocido como una persona positiva y moral ante el resto.

Cómo enseñar la Honestidad a los niños

No cabe dudas que este valor une mucho más a las personas y contribuye a formar respeto. La honestidad está estrechamente relacionada con las personas que se encuentran en el entorno de un individuo, algo muy similar a lo que ocurre con el valor de la amistad. Sin embargo, ésta no es sólo con los demás, sino de manera personal, es por eso que es recomendable conversar e impartir a los niños la importancia de ser sinceros consigo mismos, es decir tratar de seguir los principios en los que creen, pero siempre respetando a los demás.

Según algunos expertos en psicología, los niños suelen aprender lo que es el concepto de honestidad cuando los padres le dan valor a la verdad dentro del hogar. Sin embargo, existen otras formas de promover y desarrollar esta cualidad, algunos ejemplos se mencionan a continuación.

  • Háblale al niño y enséñale a actuar con sinceridad, nunca debe tomar lo que no le pertenece, y siempre jugar de acuerdo a las reglas que se han impuesto en el juego, de esa manera se creará desde chico el respeto por las leyes y la importancia de ser siempre sinceros.
  • Con respecto a la honradez consigo mismo, puede ser un poco más difícil de explicar e impartir a los niños, pero un buen ejemplo sería en no copiar en los exámenes, puesto que ello sería estar mintiéndose a sí mismos, y aunque no habría ningún tercero afectado por dicha acción, sin embargo, en un futuro puede que esa decisión tenga sus consecuencias.
  • Es importante enseñar que los errores se deben reconocer y al mismo tiempo, se deben reparar, sobre todo si se ha causado daño, esto es muy significativo, ya que será una razón para que los demás sientan respeto por esa persona, debido a que actúa con rectitud.
  • Siempre es importante recordarle que el actuar de manera honesta permitirá que las personas a su alrededor se sientan en confianza, creando a partir de allí buenas amistades. Aquí es donde radica la importancia de saber que es la honestidad y su puesta en práctica como una forma de vida.

Por todo esto es que el valor de la honestidad no debe ser puesto en duda, ya que el futuro depende de que se actúe con rectitud y respeto, tanto interno como externamente.


Bibliografía

Adrián, Yirda. ( Última edición:2 de septiembre del 2019). Definición de Honestidad. Recuperado de: https://conceptodefinicion.de/honestidad/. Consultado el 18 de octubre del 2019