1. Definición
  2. Humanidades ⛪
  3. Justicia

Justicia

La justicia es un precepto que se empezó a emplear años antes de Cristo, para manifestar la equidad ante un juzgado y un verdugo que dictaba condenas sin importar si estas eran justas o no. De forma concreta, se puede asegurar que la imparcialidad es una constante y perpetua voluntad de dar a cada uno lo que le corresponde. Esta idea tan genérica cobra sentido en dos tipos de justicia, la conmutativa y la distributiva,

Justicia

Qué es justicia

La definición de justicia va relacionada a los valores que se inculcan en la sociedad, mismos que buscan un bien común para todos los ciudadanos. No se trata de una ley que pueda regular el comportamiento de los sujetos en todo el planeta, sino de un precepto que parta de la premisa de otorgarle a cada quién lo que realmente se merece de acuerdo a sus actos y comportamientos. La imparcialidad también es conocida como una equidad, forma parte del derecho y es representada por la diosa de la justicia.

Lo que se conoce como la justicia conmutativa se basa en un principio de reciprocidad y exige dar en contraprestación un equivalente proporcional. por otro lado, la distributiva, que hace referencia a la solidaridad e igualdad entre todos los humanos, lo que es justo, lo que es para todos y que debe ser repartido como tal para cumplir con este principio.

Para los estudiosos del derecho, es normal pensar en el palacio de justicia cuando se habla del término, pues es allí, específicamente en la suprema corte de justicia, en la que se toman decisiones que pueden cambiar la vida de los ciudadanos (para bien o para mal, todo de acuerdo a sus acciones). Se trata de defensa y justicia, de ejercer derechos fundamentales y comprobar la inocencia o culpabilidad de los sujetos. Como ejemplos de justicia, están las sentencias emitidas por los tribunales nacionales, las leyes, etc.

En el concepto de justicia, se habla de un conjunto o grupo de criterios que establecen un tipo de trato determinado para aplicar tanto en las personas, como en las instituciones. Estas pautas pueden albergar prohibiciones y autorizaciones en la sociedad. Por ejemplo, si una persona actúa mal o de una manera negativa, una forma de ser justos es ejecutando un castigo. Los sujetos reprendidos, de una u otra manera entienden que existen comportamientos establecidos y que estos se deben cumplir. El significado de justicia abarca muchos elementos y todos ellos serán explicados en este post.

El origen de la justicia

Justicia-2

El concepto de justicia parte de diferentes premisas, con orígenes griegos, romanos y desde puntos de vista religiosos e incluso filosóficos. Gracias a cada uno de estos aspectos es que, en la actualidad, se tiene una definición de justicia muy acertada. Si se habla de la parte filosófica de la justicia, entonces hay que mencionar a la ética, la moral y a las buenas costumbres que debe tener todo ciudadano. Para tener una noción amplia de esta conceptualización, se debe considerar a la virtud como una inclinación innata de dar a cada quién lo que realmente le corresponde.

También hay que tomar en cuenta a la voluntad que, a su vez, es considerada como la rectitud de un sujeto. Santo Tomás de Aquino decía que las personas justas no eran aquellas que conocían lo que era bueno o lo que era malo, sino aquellas que actuaban pacíficamente, respetando a su entorno y comportándose como la sociedad lo esperaba. Para él, todo se basa en la rectitud mental de una persona, es decir, en la voluntad que le acompaña desde que se tiene uso de razón, hasta el último día de su vida.

Si se analiza todo esto, queda bastante claro que el motivo o el origen de la imparcialidad de acuerdo la filosofía, es la objetividad. Ahora, si se analiza desde la conceptualización romana, lo justo es definido por Ulpiano como una constante voluntad de otorgarle o darle a cada persona el derecho que le corresponde. Esto iba más allá de la reciprocidad social, sino de los beneficios o castigos legales que tendrían los sujetos. Ulpiano estableció varias reglas a seguir para convivir en armonía y mantener en completo orden a la sociedad.

Estas reglas se basaban en comportarse adecuadamente, no actuar con impericia ni malicia frente a otras personas, menos aún hacerle el mal a los ciudadanos. Por último, estableció que todos cumplieran e hicieran cumplir estas reglas y el resto de las leyes creadas en aquella época, pues sólo así recibirían el mismo trato de vuelta. En cambio, si hacían todo lo contrario a lo estipulado, las personas solo recibirían castigos, de esta manera, plasmaba lo que él llamaba justicia. A partir de aquí, la equidad fue tomada en cuenta para la elaboración de las leyes en roma y el mundo.

Por otro lado, está la conceptualización griega, la cual hace referencia a la moral y buenas costumbres de los individuos de una sociedad. Esta tiene mucho que ver con los puntos de vista religiosos, de hecho, se relaciona muchísimo con el cristianismo y el antiguo y nuevo testamento. Este punto de vista va más allá del derecho o la moral, pues se habla de la relación entre Dios y los humanos que él mismo creó. Se trata de la sinceridad, confianza, fidelidad y el cumplimiento de la voluntad de Dios en la tierra.

No se puede hablar de lo que es justicia sin mencionar la etimología del antiguo testamento. Las referencias escritas hablan de la equidad como un acto benevolente de Dios, una acción que este establece para mantener a la humanidad a salvo del pecado. Por supuesto, esta acción está condicionada a unas reglas que cada persona en toda la humanidad debe cumplir, estas son los conocidos 10 mandamientos entregados o notificados en la Alianza que se celebró entre Dios y el pueblo israelita. En el antiguo testamento, la justicia es divina y logra involucrar la fidelidad en conjunto con la salvación.

Además, para muchos no es congruente explicar qué es justicia sin hacer referencias al nuevo testamento, el cual mantiene la esencia de la imparcialidad del antiguo testamento, pero adquiriendo un aspecto más profundo, muy parecido a la conceptualización romana, en la cual se ve la presencia de la fidelidad y cumplimiento de las normas, pero también está la solidez y la dureza, ambas llevan a los individuos a vencer las fuerzas del mal que Dios busca alejar de la humanidad. Los etimologistas mencionan que hay muchos conceptos de justicia en la biblia y que ninguna es menos válida que la otra.

La representación de la justicia

Justicia-5

Quien hace la representación directa del término es la dama de la justicia, personificada por diferentes deidades de acuerdo a la cultura. Comienza con Egipto en las diosas Maat e Isis, luego en la mitología griega como Temi y Dicea.

Temi era considerada la diosa del derecho, de las buenas costumbres, de la fortaleza. Se podría decir que tenía mucho que ver con la ley, aunque finalmente la mayoría de las personas relaciona a la dama de la justicia con Dicea, pues fue retratada portando una balanza en una mano, la espada en otra y una venda cubriendo sus ojos.

La balanza representa la equidad e igualdad en la sociedad, es lo que les hace ver a todos que cada quién tiene lo que le corresponde. La espada hace alusión a la constante lucha por descubrir la verdad, hacer que las normas se cumplan y que las personas sean beneficiadas o juzgadas de acuerdo a sus actos. Por último, la venda, la cual representa la fe y la fidelidad en los ciudadanos. Existe un refrán que dice que la justicia es ciega, que no ve edad o estatus social, de allí una de las conceptualizaciones de la venda en la dama inmortalizada.

Tipos de justicia

Justicia-3

El objetivo de separar el término en tipos o clasificaciones es para poder regular a las personas en la sociedad, buscar la manera en que todos se comporten de un modo determinado y que, en caso que los sujetos hagan todo lo contrario, sean juzgados mediante mecanismos creados por una sociedad organizada. En este aspecto, se puede ver a la equidad como un medio correctivo. Si una persona siente que su voluntad ha sido vulnerada o falsamente juzgado, puede apelar por algunos de los 4 tipos de justicia.

Justicia Distributiva

También es nombrada equidad económica y hace referencia a otorgarle a cada ciudadano el acceso a una vida digna, para ello, habilita todos los recursos que encaminen a los sujetos a cumplir ese objetivo social, más específicamente, se distribuye la riqueza en cantidades iguales o equivalentes para toda una población o un sector en especial. Un ejemplo de este tipo es el salario mínimo que se gana en la mayoría de los países del mundo.

Existen muchos pros y contras respecto a este tema, pues aunque un número considerable está muy de acuerdo con este precepto, otras tantas opinan que no es justo que todos tengan las mismas riquezas cuando hay sujetos con más experiencias, niveles de estudios o esfuerzos. Es precisamente por ello que esta vertiente es debatible y no aplicable en todos los territorios del mundo. México es uno de los países que sí aplica este tipo de justicia.

Justicia Retributiva

Acá se está frente a un tipo de equidad en el trato social, es decir, se busca establecer una norma en la que los ciudadanos sean tratados adecuadamente y de la misma manera en la que ellos han tratado a su prójimo. En esta vertiente hay muchas acciones retroactivas, pues así como se beneficia a los que han actuado tal como lo espera la sociedad, también se castiga a los que incumplen las normas, implementando así una balanza en la que la equidad es el premio principal. Aquí el derecho tiene una relación bastante estrecha con la justicia.

Es a través del derecho que se toman cartas en el asunto, se buscan soluciones y se aplican castigos, de esta manera se logran cumplir las leyes tanto nacionales como las internacionales (Leyes sobre los derechos humanos, crímenes de guerra, corrupción, etc).

Justicia Procesal

Acá se resalta la imparcialidad de las leyes sin importar el territorio o el delito que se cometa. Existe una preocupación en la toma de decisiones y en la implementación de beneficios o castigos de acuerdo al comportamiento de las personas. La imparcialidad procesal se basa en la igualdad, en que nadie es más que nadie y que sin importar el estatus social en el que se encuentren, todos van a recibir el trato que ellos mismos han exteriorizado.

En esta vertiente también se ve la intervención del derecho, pues se necesita de una persona capacidad para ejercer su voluntad y ser imparcial, pero también de otra que pueda representar a la persona que ha infringido la ley, de manera que pueda defenderlo. Pero esta figura también está presente en las tácticas de gobierno, específicamente cuando se va a tomar una decisión que implica la participación de los ciudadanos. Acá, la defensa y justicia van tomadas de la mano.

Justicia Restaurativa

Ésta es todo lo contrario a la justicia retributiva, pues su principal objetivo es prestarle suma atención a la víctima, velando por su seguridad, bienestar y derechos fundamentales. Este tipo es más subjetivo, pues lejos de buscar el bienestar de toda una nación, se enfoca en la calidad de vida de las víctimas de delitos. Es realmente por el detalle final que estos sujetos son importantísimos dentro de toda operación restaurativa, pues son ellos los que establecen cuáles son las medidas a tomar, cuáles derechos son los que se deben restaurar y las obligaciones de los sujetos que violaron las leyes.

Desde el aspecto de las personas que violan las leyes, se les enseña que no se deben infringir las normas, esto se hace mediante una conciliación entre las víctimas y los victimarios, sólo así se pueden hacer responsables de los daños causados. En el caso de que la conciliación no finiquite y se ameriten castigos, estos tienden a ser variados de acuerdo al territorio en el que se aplica, pero generalmente se trata de multas, presidio, prisión, etc.

Justicia y valores ciudadanos

Desde un principio se define a la justicia como un conjunto de valores que son aplicados y retribuidos en la sociedad. Estos son la base, el génesis, el principio de la buena convivencia en una determinada localidad y que, poco a poco, se va expandiendo hasta abarcar todo el mundo. En los valores ciudadanos se aplica la justicia en todas sus definiciones, por ejemplo, cuando se habla de la participación ciudadana, se menciona el hecho de hacer pequeños o grandes aportes para fomentar el bien común, se trata de un acto de buena voluntad para mejorar la calidad de vida.

También está la transparencia y esta es una acción originaria de las autoridades gubernamentales. En este valor, ellos se comprometen a actuar de manera pública, evitando así, que se haga un mal uso de los recursos o del poder que ellos mismos poseen y puedan satisfacer las necesidades de los colectivos. Con respecto al mal uso de los recursos, se hace referencias a los secretos de estados, la ineficiencia, ineficacia, la discreción arbitraria de temas que deben ser públicos y el abuso de poder. Cuando las autoridades actúan con transparencia, la sociedad convive en completa armonía.

La tolerancia también forma parte de los valores ciudadanos y esto se basa en respetar a las personas por lo que son, por lo que hacen y lo que pueden hacer. Es una de las normas sociales fundamentales y la base principal de la justicia. La tolerancia es una combinación compleja entre el respeto y la igualdad y va de la mano con los preceptos principales de la justicia.

Por último, la honestidad, el valor de reconocer que hay cosas buenas y malas, la capacidad de saber cuál de las son las obras que nos corresponden y cuáles traerán consecuencias en la vida de las personas. Esto forma parte de la conciencia, más moral que civica, de ser sinceros con las acciones que se cometen en el día a día.

Todos estos, juntos, conforman el valor de la justicia y la importancia que la envuelve en una localidad, país y el mundo entero. Todos estos valores van de la mano, no puede existir uno sin la presencia del otro y eso es lo que predomina.

Qué es la justicia social

Justicia 1

Aristóteles y otros estudiosos, opinaban que la justicia social es en realidad el tipo de justicia distributiva aplicada en muchos países, sin embargo, el término nace a partir de la injusticia social que se propaga en el mundo. El tema principal de la justicia social es la igualdad en todas sus categorías, conceptualizando al término como una forma de otorgarle a toda la ciudadanía los mismos beneficios sin importar su estado económico, o hacer referencia a la dignidad humana, simplemente se le brinda a todos, por igual, los mismos beneficios y derechos de acuerdo a los parámetros de gobierno.

La justicia colectiva promueve el respeto y aceptación igualitaria en toda una ciudadanía, enfocando sus objetivos en la repartición de derechos y beneficios en forma totalmente equitativa.

Como ejemplos de la justicia social, están los bienes y servicios que toda persona necesita para vivir dignamente, la educación y, por último, los derechos humanos. Con el paso de los años, este tipo de justicia ha tomado muchísimo protagonismo en el mundo, razón por la cual la ONU estableció el 20 de Febrero como el día internacional de la justicia social.

La justicia Social Según

El capitalismo

A diferencia de la justicia, el capitalismo no es una creación de los seres humanos, no ha sido deliberado, al contrario, forma parte de la espontaneidad humana y de la necesidad de tener más en niveles económicos y sociales. La justicia tiene límites, trata de establecer un enfoque en el que todos tengan lo mismo en muchos aspectos y el capitalismo es todo lo contrario. Se necesita de un número elevado de personas o de órganos para tomar decisiones, por eso, en la práctica, existen demasiadas empresas que actuan como competencia. El capitalismo es expansión y visión particular.

El socialismo

Los dos comparten varios elementos resaltantes en cuanto a terminología, de hecho, el elemento que tienen en común (y el más importante, cabe destacar) es el de esta igualdad, sin embargo, en el socialismo, esto solo se aplica en forma hipotética, pues no existen registros de que realmente se cumpla exitosamente la igualdad o justicia colectiva en ningún país. Siempre hay algo que termina por destruir el intento de justicia colectiva y esto no solo ha pasado en este siglo sino en los anteriores.

La justicia habla de darle a cada quien lo que corresponde y dentro del punto de vista social, se lleva a cabo de manera equitativa. Esta idea siempre ha querido ser aplicada por el socialismo, pero jamás ha podido materializarse.

El liberalismo

En esta vertiente es importante destacar que el liberalismo busca, valga la redundancia, brindarle a los individuos la libertad de hacer con sus vidas (en términos sociales y económicos) lo que ellos crean que sea lo mejor para vivir, es decir, acá no hay intervención del Estado. En la justicia social, el Estado es el principal benefactor, interviene en la economía y en aspectos sociales como el matrimonio. Ambos términos son aplicables.

El comunismo

En esta vertiente se puede decir que existen muchas similitudes que en el socialismo, además de compartir muchos aspectos de la justicia. El problema es que en el comunismo la figura de las empresas privadas no existe, no hay clases sociales, no hay propiedad privada, no hay Estado.

Justicia Social en México

La justicia colectiva puede aplicarse en diversos países, México, por ejemplo, es uno de ellos, pero como nunca se llega a encontrar la perfección en las medidas aplicables por gobiernos de turno, este término no ha alcanzado el éxito esperado. No se puede hablar de justicia colectiva en un territorio cuando los índices de pobreza aumentan en vez de disminuir.


Bibliografía

Pérez, Mariana. ( Última edición:6 de noviembre del 2019). Definición de Justicia. Recuperado de: https://conceptodefinicion.de/justicia/. Consultado el 19 de noviembre del 2019