Definición de Mastitis

- Definista

La mastitis es una inflamación en los tejidos mamarios que por lo general involucra una infección, como resultado de ambas, producen dolor, calor, enrojecimiento e hinchazón de los senos, al igual que fiebre con escalofríos. Esta enfermedad se dice que es aguda cuando afecta a las mujeres que están amamantando, pero no se puede descartar que también afecte a mujeres que no estén en periodo de lactancia. Es importante destacar que la mastitis también puede aparecer en hombres. Cuando la mastitis aparece durante la lactancia, puede ocasionar que la madre tome la decisión de destetar a su bebé antes del tiempo estimado.

Mastitis

Cuando la mastitis es aguda, el dolor que ésta produce dificulta la lactancia del bebe y se convierte en una de las principales causas por las cuales una madre deja de amamantar a su hijo en los primeros meses de vida. Estudios realizados reflejan que el 10% de las mujeres sufren de mastitis aguda durante la lactancia.

Los senos están formados por glándulas que a través de conductos se comunican con el pezón y el área de color llamada areola. Cuando una mujer tiene a su bebé estos conductos transportan la leche que se expanden desde el pezón hasta el tejido mamario que se encuentran debajo de la areola y se llenan de leche.

Una infección por bacterias puede producir una mastitis tanto en mujeres como en los hombres, estas bacterias son conocidas como Staphylococcus aureus y escherichia coli.

En el caso del hombre la vía de infección es la misma. Las bacterias benignas que se encuentran en la piel ingresan al tejido mamario a través de las grietas de la piel de los pezones, estas bacterias se multiplican en el tejido mamario causando la infección e inflamación de estos tejidos.

Por qué se origina la mastitis

Una de las principales causas por la que se origina una mastitis es la acumulación de leche atrapada en el seno por diferentes motivos:

  • Una mala posición del niño al momento de amamantar puede causar que no se vacíe completamente el seno.
  • Si no se vacía totalmente el seno al momento de amamantar, los conductos lácteos pueden obstruirse, esto hace que la leche se acumule y produzca una infección.
  • Pequeñas fisuras o heridas en el pezón, en muchas ocasiones son difíciles de evitar, se convierten en entradas para las bacterias y de esta manera invadan el tejido mamario.
  • Las mujeres que no amamantan también están propensas a sufrir este tipo de infecciones.

Tipos de mastitis

  • La mastitis puerperal: esta infección es producida por la acumulación de leche materna en los conductos mamarios. Aparecen en la mujer a los pocos días del parto y durante la lactancia. La madre presenta una inflamación de sus glándulas mamarias, color enrojecido de los senos, un calor poco normal en esta zona y fiebre. En el caso de una mastitis puerperal leve, la mujer puede seguir amamantando a su bebé, pero si la inflamación y el dolor son tan fuertes se recomienda prescindir de ella por lo menos con el seno afectado.
  • Mastitis no puerperal: es poco frecuente, se trata de una infección en las glándulas mamarias que se presenta en las mujeres que no están amamantando en hombres y niños. Este tipo de infección puede ser causada por un hongo, virus o bacteria que puedan causar dolor. El fumar tabaco se ha convertido en un factor de riesgo para esta enfermedad, se dice que el 90% de las mujeres que padecen de mastitis no puerperal son fumadoras.

Esta enfermedad puede afectar a jóvenes que colocan piercings en sus pezones, esto puede causar inflamación y dolor en el seno.

La mastitis es diagnosticada a través de exploraciones físicas realizadas por médicos especialistas, tomando como base los síntomas que presenta la paciente como son la fiebre, escalofríos y los dolores mamarios. Cuando la mastitis no se trata adecuadamente puede producir un absceso. Un recurso para el médico es el cultivo de la leche materna, el cual determinará el tipo de antibiótico que se debe aplicar.

Tratamientos para la mastitis

Mastitis

  • Analgésicos: en estos casos se recomiendan analgésicos leves como el ibuprofeno o paracetamol.
  • Antibióticos: para este tipo de enfermedad, generalmente, se recomienda un ciclo de antibióticos, tolerados por el niño y por la madre, de 10 o 14 días. La paciente podrá notar la mejoría entre las 24 a 48 horas luego de comenzar a ingerir el medicamento. Es importante cumplir con el tratamiento por el tiempo indicado para evitar reaparezca la infección.
  • Mejorar la técnica en la lactancia materna: se debe asegurar que el bebé vacíe completamente las mamas y que se prenda correctamente para que la lactancia sea correcta. En caso de no tener claro cómo realizar este proceso el médico puede recomendar a especialistas para que brinden su apoyo.
  • Continuar amamantando: se debe comenzar a amamantar con el lado sano, asegurándose que el lado enfermo se vacíe completamente ya sea por la succión del bebé o ayudándose con un sacaleches.

Cómo prevenir la mastitis

Para prevenir la mastitis lo más recomendado es el vaciado por completo de las mamas, además de:

  • Dar de mamar al bebé con más frecuencia y sin preestablecer horarios.
  • En cada toma asegurarse que la mamá está totalmente vacía para comenzar con la otra.

Remedios caseros para tratar la mastitis

  • Compresas de agua fría y caliente: una manera de mejorar la circulación y el flujo de la leche al igual que disminuir la obstrucción, es con la aplicación de compresas de agua fría y caliente. Se debe colocar en el seno, bolsas de agua caliente envueltas en paños fino, durante 15 minutos. Luego se colocan cubos de hielo también envueltos en una toalla, por 5 minutos. Se repite este tratamiento por lo menos 3 veces al día.
  • Hojas de col: también llamadas repollo, posee propiedades antiinflamatorias, colocarlas en el pecho producen un efecto de calmante sobre la zona inflamada y enrojecida. Se debe colocar hojas de col en el refrigerador y dejarlas allí durante media hora, luego la paciente debe acostarse en un lugar cómodo y colocarse las hojas en el seno afectado, cuando la hoja alcance de nuevo su temperatura ambiente retirar y colocar otra hoja fría. Este proceso se debe repetir por lo menos dos veces al día.
  • Masajes: Cuando se sufre de mastitis es recomendable masajear la zona afectada con un poco de aceite, esto ayuda a desbloquear los conductos mamarios, de esta manera se puede curar el dolor y bajar la hinchazón. Se debe dar masajes en forma circular con un poco de presión, desde la parte exterior de los senos hasta la parte afectada. Luego se debe lavar el seno con abundante agua y eliminar el aceite aplicado, ya que puede ser perjudicial al bebé.
  • Vinagre de manzana: estas compresas calman la inflamación y los síntomas de infección, este producto además de tener propiedades antibacterianas evitan que se propague la infección. Se colocan en un envase ½ taza de agua tibia y se agrega ¼ taza de vinagre de manzana, se humedece una toalla fina y se coloca en el pecho afectado, durante 10 minutos por lo menos 2 veces al día.

Otros conceptos: