1. Definición
  2. Educación 🎓
  3. Verbo

Verbo

El verbo es una palabra que puede transformarse o modificarse con el fin de dar sentido a la acción realizada por una persona. El término significa la descripción de una acción o estado del sujeto, el cual es de suma importancia, ya que determina la división entre de quién se habla y el predicado. En el aspecto gramatical, el verbo es el núcleo de la oración debido a que este indica la acción que hará el sujeto o lo que busca expresar, ya sean sentimientos, acciones, actitudes, estados de ánimo, entre otros.

verbo


Publicidad

Qué es el verbo

El verbo, tal como se aprecia en el apartado anterior, forma parte de la oración léxica que le brinda una expresión de movimiento, existencia, acción, condición, consecución o estado al sujeto. En sí, esta palabra tiene la representación de una predicación. Si se analiza una oración, el verbo que se conjuga funciona correctamente como el núcleo sintáctico del predicado. Si este se encuentra conjugado, entonces ocupa el núcleo de tiempo. En caso contrario, entonces el verbo ocupa una unidad simple.

Estos vocablos se emplean diariamente, permiten que el lenguaje de las civilizaciones esté completo, se entienda y pueda tener congruencia, coherencia y sentido a la hora de comunicarse unos entre otros. En cualquier oración, bien sea escrita o hablada, se menciona una palabra que informa qué es lo que se está haciendo, cómo se hace y en qué momento se realiza, es decir, se da conocimiento sobre la acción que se está llevando a cabo. Justo esa palabra, es el verbo. Este es imperativo en cualquier oración y, de hecho, pueden existir variosde ellos en un solo párrafo, pudiendo ser verbos conjugados, verbos en pretérito, verbos en pasado simple, verbos en presente o un verbo imperativo.

Tipos de verbos

Como la mayoría de los términos que se desarrollan en este sitio web, los verbos poseen una clasificación especial, dejando en claro que existen clases de verbos que pueden ser empleado en un párrafo. Las clases de verbos que se explicaran a continuación, permiten que el lector pueda identificar el tipo de texto que está leyendo y las acciones que se llevan a cabo en la lectura.

Verbos auxiliares

Este tipo de expresión carece de contenido léxico, sin embargo, es empleado como un complemento ideal para el verbo principal. Se expresa como un modo, polaridad, tiempo, aspecto o una voz. La mayoría de los verbos auxiliares poseen características referenciales, mismas que se encuentran en los verbos principales, sin embargo, no tienen el mismo enfoque o efecto en los párrafos. No existe un número específico de verbos auxiliares por lo que, gramaticalmente, estos son finitos, pero no tienen tanto uso como el resto.

Estos pueden formar parte de los verbos en español o verbos en inglés, es indiferente mientras auxilien al verbo principal. Por ejemplo, “voy a ponerme a trabajar”. El vocablo auxiliar es “ponerme a.”

Verbos regulares

verbo-2

Son conjugados uniformemente y no tienen cambios en la raíz, de hecho, estos pueden reconocerse fácilmente debido a sus terminaciones en er, ir o ar. Por ejemplo, amar, partir, temer. Estos se emplean de acuerdo al tiempo y al modo en el que se van a conjugar. A diferencia del tipo anterior perteneciente a las clases de verbos, estos solo pueden emplearse en verbos en español, francés y alemán. Estos verbos conjugados pueden también ser verbos en pasado simple, pues se toma en cuenta el tiempo en el que se conjugan. Ej: «Pedro ama la poesía»

Verbos irregulares

También son verbos conjugados, pero a diferencia de los regulares, estos si cambian su raíz. En pocas palabras, las reglas existentes en la lista de verbos generales, no aplican en los irregulares. Acá, se pueden experimentar cambios fonéticos, bien sea por vocal (acertar- acierto, pedir – pido, poder – puedo) consonante (parecer – parezco, pertenecer – pertenezco, salir – saldré – salgo) y, por último, irregularidades mixtas (saber – sepa). Por ejemplo si el verbo «estar» fuese regular, se diría «yo esto», sin embargo como es irregular, la frase cambia a «yo estoy».

Verbos impersonales

Estos solo pueden emplearse en oraciones infinitas y, por regla, en tercera persona por cada tiempo gramatical. Al llamarse impersonales, dejan en claro que no tienen una persona, no logran incorporar un pronombre personal, es decir, no tienen un sujeto. Estos son conocidos como verbos en pretérito, pues las acciones realizadas en el pasado del texto, no necesariamente están relacionadas con los hechos del presente, por ejemplo, el verbo «haber» puede emplearse como «hay, había o habrá». Las oraciones con verbos impersonales abundan, así que no es de extrañar encontrarse con ellos en diferentes textos.

Verbos defectivos

No hay formas verbales en las conjugaciones dentro de esta categoria, de hecho, no posee uno o varios de los tiempos que originalmente se encuentran en la mayoría de los vocablos. Algunos de los ejemplos que se pueden explicar de estos vocablos defectivos, son abolir, acaecer, atardecer, desabrir, llover y nevar. Estos verbos en inglés se identifican como must ( deber) y can (poder).

Verbos copulativos

Se basan en unir al sujeto con lo que se está diciendo de él, lo mejor de estos vocablos es que no cambian el significado original de la oración. Son conocidos por ser un tipo de gancho o puente entre el sujeto y su acción o lo que se sabe de él, pudiendo utilizar vocablos como el ser, parecer, estar. Ej. «el cielo está nublado»

Verbos predicativos

Su significado se relaciona con una acción concreta o abstracta, una pasión o un estado. A diferencia de los vocablos copulativos, los predicativos poseen significado, no se pueden sustituir sin que el significado de la frase se vea alterado. Como ejemplo práctico para estos vocablos, está la frase “Marcos piensa en su futuro” o “Jesús padece enfermedades graves”. En ambos casos, el verbo radica en padece y en piensa.

Verbos transitivos

Se utilizan cuando la acción que está siendo ejecutada, recae en otra cosa. Realmente se necesita la existencia de un elemento previo para que la oración pueda tener sentido o significado, esto es debido a que la acción recae entre el autor y el objeto, por ejemplo, «María recibió una gran noticia». En este caso, el verbo es recibió y el objeto destino es la noticia. Acá se puede decir que existe un verbo imperativo debido a su característica de ruego, deseo u orden.

Verbos intransitivos

Estos a diferencia de los vocablos anteriores, no necesitan un complemento para ser accionado o empleados en un texto. Van totalmente solos y no necesitan la existencia de otro objeto destino para formular la oración o darle sentido. Un ejemplo de esto es “Mi prima canta”, “José se casa” y “Homero delinque” Hay una orden o deseo, no necesitan otra cosa más que el propio vocablo que determina la acción. También puede tomarse en cuenta como verbo imperativo.

Verbos reflexivos

Se tienen que conjugar con un pronombre, éste, a su vez, debe concordar con un género y número, pero no tiene una acción o forma sintáctica. Por ejemplo, “Karla y Mario se casan” en esta frase, existe un pronombre, ambos géneros y un número de personas en específico. Las oraciones con verbos reflexivos son las más empleadas en los textos.

Verbos recíprocos

Se utilizan cuando existe un intercambio de acciones en dos o más sujetos o cosas. En realidad, son tomados en cuenta como verbos transitivos, con la diferencia de que, en este caso, se necesitan de dos a más cosas, animales o personas que sean objeto destino y que le den sentido a la oración. Es precisamente por ese hecho, que estos vocablos son conjugados con 3 personas o cosas en sentido plural, por ejemplo, «los amigos se tutean entre sí» y «los 4 rivales se han insultado».

Accidentes gramaticales

verbo-3

Se trata de cambios originados en una palabra cuando surgen o se agregan partículas a la raíz de la misma. En sí, cada unidad léxica está conformada por morfemas y lexemas, estos últimos le otorgan el significado a la palabra, mientras que el morfema se encarga de brindar información numérica, de género o tiempo. entonces, en los accidentes gramaticales, al tener uno o más morfemas (estas son las partículas), el significado cambia o simplemente, la palabra carece de significado.

Para entender mejor este apartado, resulta importante estudiar los lexemas y morfemas de las palabras y sus derivados. Ejemplo, casa. El lexema de casa es Cas y el morfema es la A. Sus derivados son casa, casita, caserío, casero, casona, etc.

En español, existen tres tipos de palabras que pueden tener accidentes gramaticales, estos son los sustantivos, que pueden modificarse en género, diminutivos, número y aumentativos. Los adjetivos, que se pueden modificar en número y género y los verbos, los cuales se modifican en modo, persona, aspecto y tiempo y, por último, los modos verbales, los cuales hacen referencia a las maneras o mecanismos en las cuales un verbo puede llegar a ser expresado.

Modos del verbo

Se trata de todas las maneras prácticas en las que se puede expresar un término. Los modos del verbo se clasifican en 3 grandes vertientes que serán explicadas a lo largo de este apartado.

1. Modo del verbo indicativo

Se basa en la expresión de acciones reales y específicas. Cuando se está frente a este tipo de palabras, el texto describe hechos reales. La real academia española tiene una definición bastante clara de este modo verbal y habla de este como el vocablo que logra expresar el mundo real a través del verbo principal del texto. Un ejemplo básico para este modo verbal es: José bailará en un teatro. En el ejemplo, se resalta una acción objetiva, real y específica. Las características que engloban este modo verbal es el tiempo presente, pretérito perfecto, imperfecto, condicional simple y futuro.

2. Modo del verbo subjuntivo

En este caso, en vez de expresar hechos reales, se expresan posibilidades y situaciones hipotéticas, de hecho, los vocablos del modo subjuntivo se subordinan a un verbo principal (indicativo). Un ejemplo de este modo es “Lo ideal es esperar a que salgan los resultados”. En este ejemplo, se encuentran 3 tiempos verbales, es decir, los básicos: Presente, pretérito y futuro.

3. Modo del verbo imperativo

El verbo imperativo sirve para expresar advertencias, ruegos, órdenes e incluso amenazas. La naturaleza de este modo es defectivo, esto es debido a que no existe o presenta la forma de personas, número o de tiempo. Un medio de ejemplos de esto es “Ven a comer – voy a golpearte – óiganme todos”. En cada ejemplo hay una orden o amenaza, una acción que denota carácter o fuerza.

Tiempos verbales

verbo-5

Los modos siempre van a encerrar tiempos, es decir, acciones que designan el momento en el cual se habla de cierta cosa o persona, bien sea en presente, pasado, ó futuro. Estos tiempos verbales se puede clasificar en simples y compuestos. Los tiempos simples se encargan de expresar con una sola palabra, sin contar el pronombre y sin necesidad de un verbo auxiliar. Por ejemplo, (él) teme. Los tiempos compuestos, por su parte, son aquellos que necesitan de los vocablos auxiliares para expresar su significación. Ejemplo: (él) ha temido

  • Tiempo verbal pasado: este tiempo verbal se utiliza para expresar acciones que fueron realizadas, valga la redundancia, en el pasado. “María estuvo de visita el domingo”. Este ejemplar expresa la persona y el tiempo en el cual se realizó la acción, en este caso, “estuvo” indica que la actividad fue accionada en tiempo pasado.
  • Tiempo verbal presente: es empleado para indicar que el relato se está llevando a cabo en ese mismo momento. Por ejemplo, Marian está cantando una canción. Se especifica que se está cantando justo en ese momento. También puede darse el caso de un verbo imperativo en tiempo presente. Ejemplo: Marian, deja de cantar en este mismo instante. Existe una orden y un tiempo específico.
  • Tiempo verbal futuro: es utilizado para expresar aquellas acciones posteriores al tiempo en que se habla. En estos casos, es bastante común encontrarse con pequeñas dosis de incertidumbre, esto es debido a que nadie puede estar seguro de la realización de la acción que se describe. Ejemplo, la semana entrante escribiré un libro. En esta acción, se dice que se escribirá un libro, pero al ser un futuro incierto, muchas cosas pueden cambiar y es posible que la acción no se realice.

El número

Respecto al número verbal, es la forma básica que tiene un verbo para lograr indicar la relación número – sujeto en un texto, es decir, indica la cantidad de personas que participan en una oración, párrafo o texto en general.

  • Plural: indica que la acción está siendo realizada por dos o más personas. Un ejemplo práctico de esto es, José, María y Fernando están corriendo en el parque. En la oración se especifica el número de personas y, como extra, se habla del tiempo (este siempre estará presente en todos los textos).
  • Singular: es utilizado para expresar que en un texto, se habla solamente de una persona o que la acción ha sido empleada por un sujeto en específico. “Laura ha pasado el examen” este ejemplar habla de una sola persona.
  • La persona

    Por último, están las personas. Estas se encargan de designar no sólo a las personas, sino también las cosas, pudiendo referirse a un nombramiento en primera, segunda o tercera persona.

    1. Primera persona: se esta frente a este modo verbal cuando se indica un pronombre, identificando así que es esa la persona que está hablando o narrando. Por ejemplo, “Yo iré de compras en 5 minutos” El pronombre YO indica que se habla en primera persona. También es posible hablar en primera persona con pronombres en plural: “Nosotros vamos de compras en 5 minutos”

    2. Segunda persona: en este caso, se indica a la persona a la cual se está hablando, utilizando pronombres de segunda persona como tú, ti, contigo o te. Ejemplo, “tú estás haciendo algo muy malo”. Tal como en el caso anterior, también es posible hablar en segunda persona con pronombres plurales: “Ustedes están haciendo algo muy malo”.

    3. Tercera persona: acá se indica a la persona de la cual se está hablando en un texto, oración o párrafo. Los pronombres empleados en este caso son él, ella, ello, la o lo. “Ella se fue a la casa de su amiga”. Si se habla en modo pribal, entonces se utilizan pronombres de tercera persona como ellos, ellas, las o los. “Ellos se fueron a la casa de una amiga”.

    4. No personal: estos carecen de pronombres personales, pues, como se indica en su nombre, no hay persona a la cual mencionar. Generalmente se emplea en textos meteorológicos. Se utiliza en tercera persona singular (Habrá una fuerte lluvia) o impersonal (se habla de la aproximación de una fuerte lluvia). En este apartado, la persona no es imperativa o esencial para poder realizar una conjugación de verbos. Los verbos impersonales también se clasifican infinitivos, gerundios y participios. Los vocablos impersonales gerundios son aquellos que poseen valores adverbiales (terminan en ando, ejemplo, andando, cargando, etc)

    Los participios son aquellos que cuyo valor es adjetival, flexionados por número y género como cualquiera de los adjetivos existentes, además, terminan en ado o ido, siempre en masculino y singular. Ej: (Corrido, nadado, etc.)

    Conjugación de verbos

    verbo-4

    Al hablar, usamos cierto vocabulario. En nuestro vocabulario usamos palabras de todo tipo: nombres, adjetivos, artículos, adverbios, verbos, etc. Los verbos nos permiten expresar acciones que se refieren al pasado, el presente o el futuro. En el área de la gramática, el término conjugación alude a la serie ordenada de todas las formas verbales, producto de agregar al lexema del verbo, los morfemas de la persona, el número, el tiempo y el modo.

    Los verbos son palabras esenciales en la comunicación. Cualquiera de ellos está formado por dos elementos: un lexema o raíz y un morfema o terminación. Y esta combinación es lo que produce las diferentes formas verbales. El conjunto de todas las formas verbales es lo que conforma la conjugación verbal.

    En otras palabras, la conjugación verbal consiste en nombrar todas sus formas posibles. La conjugación, por lo tanto, depende de cuestiones tales como la predicación verbal de acuerdo con el momento de la acción, información sobre si dicha acción ya se ha concluido y el número de participantes en el proceso.

    Conjugar un verbo es presentarlo junto con los pronombres personales en singular y plural (yo, tú, él, nosotros, tú y ellos). Se puede hacer con tiempos simples, es decir, con una sola forma verbal (yo corri, ellos eran, él sabe …) o con tiempos compuestos (el verbo tener como auxiliar más el principio de un verbo).

    Otro aspecto a tener en cuenta para conjugar un palabra es el modo. Recordemos que en español hay cuatro, y cada uno tiene su propio significado. El modo indicativo se usa para expresar acciones concretas y objetivas (trajo las claves). El modo subjuntivo se utiliza para comunicar dudas o una situación hipotética (si jugara, ella sería feliz). El modo condicional expresa la posibilidad (lo hubieras hecho mejor si hubieras intentado más). El modo imperativo se utiliza para dar órdenes (ven aquí).

    Tomando esto como referencia, podemos usar el término «reíamos» como ejemplo. En él puede descubrir que está en modo indicativo, que es plural, que pertenece a la primera persona y que se encuentra en el pasado imperfecto. Al conjugar cualquier verbo, es importante tener claro que hay dos tipos de formas verbales. Por lo tanto, por un lado, están los personales, que son aquellos en los que tanto el factor tiempo, como el sujeto que está relacionado con él, toman relevancia.

    También es importante mencionar la concordancia gramatical dentro de las conjugaciones de verbos. Es bien sabido que, en la mayoría de estos términos varían según la persona gramatical, de hecho, en las regiones indoeuropeas, la forma verbal y persona del sujeto gramatical tienen absoluta concordancia, dejando en claro el significado del texto desde el primer momento en el que se comienza la lectura. Ahora bien, también existen otras lenguas (las menos usadas internacionalmente, por ejemplo, el euskera, náhuatl y húngaro) en los cuales el verbo también tiene concordancia total con el objeto gramatical (una con el sujeto y otra con el objeto).

    Por otro lado, están las variantes regionales de las conjugaciones de verbos. Estas afectan la conjugación y se relacionan con la segunda persona gramatical. Estas, a su vez, se clasifican en dos vertientes importantes:

    La primera es el Voseo, el cual consiste en el empleo del pronombre “vos” y sus formas verbales asociadas para hacer referencia a la segunda persona singular. Tiene un contraste con el pronombre «tú» y todas sus asociaciones. Originalmente, el pronombre “vos” y sus formas verbales afectaban a la segunda persona del plural en español antiguo y no del singular.

    Actualmente, el voseo es bastante común en varios países de América hispanohablante, además, contiene muchas variaciones de acuerdo a la zona donde se hable o se utilice.

    Por otro lado, está el uso del vosotros (con sus formas verbales incluidas). Actualmente su uso es exclusivo en España. En el resto de los países hispanohablantes, no existe una forma propia de segunda persona en plural, pero se usa el “ustedes” y todas sus formas en tercera persona para dirigirse a diferentes oyentes.

    Ejemplos de verbos

    Simples

    Amar – Aprender – Barrer – Buscar – Cambiar – Caminar
    Chatear – Cocinar – Coordinar – Colorear – Conducir

    Indicativos

    Corriste – Salen – Platicó – Salimos – Hablaré
    Habla – Hablamos – Corres – Correrás – Amó

    Copulativos

    Permanecer – Yacer -Parecer – Estar – Ser

    Irregulares

    Sentir – siento; Pensar – pienso; Introducir – introduje
    Incluir – incluye; Enriquecer – enriquezco
    Destruir – destruyo; Carecer – carezco
    Calentar – caliento; Deducir – deduje

    Infinitivos

    Comer – Compartir – Conseguir – Consentir – Corregir
    Expresar – Extrañar- Fortificar – Animar – Aniquilar
    Bajar – Añorar – Beber – Besar – Cantar – Brincar
    Caminar – Buscar – Decidir – Destruir

    Presente

    Digo – Corro – Huyo – Investigo – Justifico
    Limpio – Menosprecio – Estorbo – Estrello
    Estudio – Fabrico – Gano – Golpeo – Guardo
    Necesito – Obtengo – Perdono – Quiero
    Robo – Siento – Soborno – Subo – Utilizo
    Tengo – Arreglo – Bajo – Brinco – Busco
    Camino – Como – Veo

    Pretérito

    Ganó – Gobernó – Golpeaste – Golpee – Golpeó
    Gustó – Hablé – Hice – Huí – Huyó – Imploró
    Jugó – Jugué – Ladró – Lastimó – Lavé
    Lavó – Levantó – Leyó – Limpió – Lloró
    Maltrató – Manipuló – Marchó – Marqué
    Masticó – Mastiqué – Maté – Mató – Maulló

    Preguntas Frecuentes sobre Verbo

    Se trata de aquellas palabras que indican las acciones o los estados en los que están las personas, cosas u objetos dentro de la oración.

    Leer más

    ¿Cuáles son los tipos de verbo que hay?

    Existen los verbos auxiliares, regulares e irregulares, impersonales, defectivos, copulativos, predicativos, transitivos e intransitivos, reflexivos y recíprocos.

    Leer más

    ¿Cuál es el verbo en una oración?

    Aquella palabra que denota o se refiere a la acción de la persona, cosa, objeto, etc.

    Leer más

    ¿Qué es un verbo conjugado?

    Respuesta

    Leer más

    ¿Qué es el verbo to be?

    Es el verbo presente en inglés, los cuales son am, is y are.

    Leer más


    Bibliografía

    Pérez, Mariana. ( Última edición:17 de marzo del 2020). Definición de Verbo. Recuperado de: https://conceptodefinicion.de/verbo/. Consultado el 7 de abril del 2020